El comisario que llevó el caso Déborah ve improbable reabrirlo

El experto policial dice que ya se ha tirado del hilo de las pistas existentes y que aunque la familia presente miles de firmas eso no ayudará a la reapertura si no saltan datos nuevos


VIGO / LA VOZ

El excomisario principal Ángel Galán, que investigó la desaparición y muerte de la joven viguesa Déborah Fernández-Cerbera en el 2002, ve «improbable» reabrir el caso Déborah si no se encuentran más pistas que las ya existentes. Sabe que la hermana de la joven muerta promueve la campaña Justicia para Déborah para reunir firmas a favor de reabrir el caso a la vez que busca nuevas pistas y aportaciones de testigos a través de las redes sociales. Quieren reanudar el expediente judicial antes de que prescriba dentro de unos pocos años. Pero Galán advierte que «sin nada nuevo no se podrá reabrir, por muchas firmas que se presenten; ningún Gobierno lo admitirá».

La familia ya ha reunido 221.500 firmas en la web Change.org en apenas dos meses para solicitar que el juzgado de Instrucción número 2 de Tui reabra la investigación. A través de Facebook, los allegados piden testimonios que aclaren puntos oscuros como dónde desapareció la joven o con quién pasó sus últimas horas. Fue vista por última vez en Samil, cuando se dirigía a su casa tras hacer footing. Siempre se sospecho que se subió al coche de alguien que ella conocía.

El caso de la desaparición de la viguesa es analizado en un manual sobre la investigación de desapariciones que el excomisario principal presenta hoy en Vigo. Una de las intervinientes en la charla será Rosa, la hermana de Déborah. El libro se titula Introducción a la investigación de desaparecidos.

El policía retirado analiza las investigaciones de desaparecidos en España a modo de manual y concluye que en España no hay formación para especialistas en desapariciones, que es lo más complicado porque no hay cuerpo ni escenario. «En el libro hablo de las cosas que se deben hacer al investigar una desaparición», indica.

 «Creo que se puede reabrir el caso Déborah si encuentran algo nuevo pero lo que ya hay no tiene salida, no hay hilo del que tirar. He pensado en los últimos diez años sobre este caso y no encuentro nada nuevo, se investigó lo mejor que se pudo en aquella época. Con lo que había de datos, no se pudo hacer más. Por muchas firmas que se presenten, el Gobierno nunca lo reabrirá si no hay nuevos indicios», dice. Ignora si Rosa Fernández-Cerbera ha encontrado, en su campaña por la red social, nuevas pistas que permitan la reapertura. Sin esas novedades, ve improbable reabrirlo por falta de justificación legal.

La joven viguesa Déborah Fernández-Cerbera desapareció en la primavera del 2002 y su cadáver desnudo apareció diez días después en una cuneta del municipio de O Rosal. El investigador Galán dirigía una unidad especializada de la Policía Nacional y acudió desde Madrid para asumir el caso. Descubrió que la escena había sido manipulada por la persona que dejó allí el cuerpo. «Déborah fue una de las 12.500 desapariciones que hay en España, diez mil han sido asesinadas y el cuerpo no aparece. Es mucha gente y sin cuerpo no hay homicidio, salvo en algún caso mediático, las condenas son por otros motivos. Con la actual ley se ha inventado el asesinato perfecto», dice este experto.

El excomisario también muestra su preocupación porque las víctimas, según señala, no tienen derechos. «Al delincuente se le pone una campana protectora pero los derechos para las víctimas no existen», dice y piensa en las 10.000 personas asesinadas en España cuyo cadáver no ha aparecido.

Galán fundó hace unos años el Instituto de Probática e Investigación Criminal, dedicado a formar en técnica policial. Sirvió en la UDEV y se retiró como Comisario Principal y fue el Jefe Superior de Policía de Extremadura. En su carrera figuran éxitos al descubrir al autor de complejos crímenes sin resolver.

Desaparecidos: cuando la vida se ha quedado en el limbo

Gladys Vázquez
Imagen de archivo de la búsqueda de Sonia Iglesias en el río Lérez en 2010
Imagen de archivo de la búsqueda de Sonia Iglesias en el río Lérez en 2010

La familia de María José Arcos pide que se la declare fallecida 22 años después de su desaparición. Sin este trámite, negocios, patrimonio o pensiones están bloqueados

Viven en la incertidumbre más absoluta. Sus familiares llevan años desaparecidos, las investigaciones no avanzan y, a nivel burocrático, están atados de pies y manos. Los desaparecidos directamente no existen. La familia de María José Arcos, uno de los casos más conocidos en Galicia, no sabe de su paradero desde 1996. Ahora se ven obligados a solicitar que se declare su fallecimiento. Un trámite traumático, pero en todo caso, necesario.

Fuentes jurídicas consultadas apuntan a dos pasos a tomar ante una desaparición. El primero se llama declaración de ausencia. Es previa a la de fallecimiento, pero no obligatoria. «Iniciar este trámite sería lógico», dice la letrada Ana Reza. El motivo tiene que ver con «atender aspectos patrimoniales y familiares: obligaciones inmediatas». De esta forma, el juez nombrará a un administrador de los bienes del desaparecido. Se puede solicitar si ha pasado un año desde la desaparición y esa persona no tiene nombrado un apoderado. «La tramitan los familiares directos o cualquier persona que pueda tener algún derecho sobre el patrimonio del ausente. Por ejemplo, un acreedor», dice el abogado Carlos Tomé. Si el desaparecido no tiene familia, se nombrará un defensor que le represente. Por ejemplo, sus allegados podrían controlar el negocio del desaparecido, el cónyuge podría volver a contraer matrimonio o tomar decisiones sobre la patria potestad de los hijos. «Sin estas medidas, se pone en una situación complicada a las familias: no pueden decidir sobre sus vidas», apunta Reza. Sea familiar o designado por un juez, esa persona que controle los asuntos del ausente tiene que hacer un inventario de sus bienes y el Código Civil señala que tiene que hacer todo lo posible por encontrarle.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

El comisario que llevó el caso Déborah ve improbable reabrirlo