Solo hay comercio justo a bordo

El Tres Hombres se refugia en Baiona camino del Caribe


baiona / la voz

El mal tiempo ha traído a Baiona a una visita inesperada e insólita. Por primera vez fondea en su ría el bergantín Tres Hombres. Este buque holandés es pionero en el comercio ecológico y en la apertura de rutas de transporte limpias de contaminación. «Cada año hacemos la ruta al Caribe de ida y vuelta, cargados con productos españoles y holandeses como vinos, aceites o café a la idea y ron y o cacao al regreso», explica su patrón Remi Lavergne. Navegó desde una temprana edad y hace seis años se inscribió como aprendiz en este velero camino a Barbados.

«Después de más de 45.000 millas en el mar, diez cruces oceánicos, ahora encaramos otro viaje por el Caribe. Esta ver seré el capitán del orgulloso barco y un maravilloso equipo de marineros», describe en su cuaderno de bitácora.

Son 18 tripulantes esta campaña, que durará ocho meses. «Esta vez no hay ningún español, aunque sí portugués y de otras variadas nacionalidades», explica el capitán. El abanico de nacionalidades es similar al de las edades, «porque hay marineros de 19 años y otros de más de 70», confirma. Baiona no estaba en su ruta. «Debíamos haber atracado en Oporto, pero el mal tiempo nos lo impidió y obligó a fondear en Baiona, desde donde ahora partiremos hacia Canarias y el Caribe», informó Remi Lavergne.

Este velero de 32 pies, tiene capacidad para cargar 35 toneladas de productos ecológicos y de comercio justo, ya que uno de los máximos objetivos de la Fundación Atlantis, que encargó su fabricación a mano es promocionar este tipo de mercancía. Esta entidad holandesa está especializada en el transporte marítimo mercante a vela, combinando su función como carguero con un fin social.

El capitán del Tres Hombres confirmó que toda la travesía se hace a vela y que es «un buque escuela», que no tiene ningún motor de propulsión a bordo por lo que la travesía es un aprendizaje continuo. El fabuloso velero que recrea los bergantines del siglo XVII respetando los sistemas de propulsión a vela, se puede contemplar estos días en todo su esplendor en el puerto deportivo de Baiona.

El buque, del 2009, se construyó a partir del casco de un antiguo barco de pesca y debe su nombre a los tres amigos que tomaron la iniciativa dedicarse al transporte de mercancías de comercio justo, en la forma más ecológica, que es a vela. Son visionarios de la marina mercante del transporte ecológico.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Solo hay comercio justo a bordo