Cientos de alegaciones contra una nueva línea de alta tensión por Arbo y As Neves

ARBO

Los afectados advirten que la que proponen ya la había rechazado hasta la propia compañía en el 2013

14 nov 2019 . Actualizado a las 18:04 h.

Ni por Valiñas-Poste, ni por Rozas. Los vecinos de Arbo rechazan con rotundidad la construcción de la polémica línea de alta tensión en su municipio. Josefa Tato Álvarez, en calidad de representante de afectados por la línea de Fontefría a la frontera portuguesa, confirmó ayer que han presentado cientos de alegaciones al nuevo proyecto de trazado en Subdelegación del Gobierno. «Las reclamaciones se centran en las consecuencias para las personas, para los bienes y para el medio ambiente si Red Eléctrica Española mantiene el trazado propuesto», explican los afectados. El colectivo está en contra de los dos diseños, pero además, advierten de que el ahora está a exposición pública y se presenta como supuesta aletrantiva al que la presión social enterró hace un lustro, ya era conocido. «Nos parece que el trazado de Valiñas y Poste levantó suficiente oposición para ser rechazado y, de hecho, el nuevo sería fruto de que el Ministerio de Transición Energética lo consideró inaceptable. Pero el que ahora proponen por Rozas ya había sigo informado negativamente por la propia compañía en el 2013, por lo que ha de atenerse a sus propios actos y no proponerlo de nuevo», defienden los vecinos.

Los afectados recuerdan que Arbo ya cuenta con dos líneas de alta tensión por lo que «una tercera resulta inaceptable desde el punto de vista del equilibrio territorial». Los vecinos muestran su adhesión a la declaración institucional formulada ya por el Concello luso de Monçao en la que declaró su rechazo en que esta infraestructura pase por su territorio. «Si a eso unimos la decisión de los Concellos de Arbo y de As Neves, que también aprobaron por unanimidad plenaria la oposición contra esta línea de alta tensión, conformamos una mayoría social cuyas demandandas no pueden quedar olvidades por las autoridades competentes», insisten.

No piensan dar un paso atrás en la defensa de sus determinaciones, como ya hicieron hace seis años, cuando las dos riberas del Miño se movilizaron junta contra este proyecto. A día de hoy, la carretera que une Arbo y As Neves sigue plagada de cruces y símbolos del rechazo vecinal a los intereses de Red Eléctrica Española. «Con estas alegaciones podemos de manifiesto nuestra oposición a cualquier trazado por Arbo y expresamos nuestra intención de continuar con la lucha contra la línea de alta tensión. Ni por Arbo, nis por As Neves ni por Monçao», aseguran los afectados.