Donde se interpreta la delicatesen del Miño

El centro Arabo, dedicado a la lamplea y al vino, conquista al turismo enogastronómico en Arbo


arbo / la voz

El turismo enogastronómico se está convirtiendo en una pauta para el desarrollo de Arbo, con la promoción de productos de calidad basados en la identidad del territorio y vinculados a su milenaria tradición pesquera y vitivinícola. Busca satisfacer las exigencias de un público ávido de nuevas experiencias y sensaciones culinarias. Esta tipología de visitantes funciona, especialmente, al ser una apuesta compartida con la ribera portuguesa del Miño (en un par de años, está previsto hacer navegable este tramo internacional del padre de los ríos gallegos).

El Arabo, que es como se conoce al Centro de Interpretación do Viño e da Lamprea, recibió la visita de 2.669 personas el año pasado. «Arbo es cada vez más demandado», defendía el alcalde Horacio Gil hace solo unos días en la recogida del certificado Sicted, que premia la excelencia y profesionalidad de empresas y servicios turísticos y que el museo renueva cada año desde hace más de una década. «En este último año aumentó en un 39 % el número de visitantes respeto a los registrados en el 2017», confirma el regidor. La cifra es esclarecedora si se tiene en cuenta que supera la del padrón local de habitantes, que sigue adelgazando y se sitúa actualmente en los 2.637 habitantes.

El pleno municipal aprobó hace una semana solicitar la inclusión de este centro, que corona las tierras del vino del Condado de Tea, en la red de oficinas Info Rías Baixas de la Diputación, que promueve una estrategia de destino provincial.

El inmueble mantiene intacto el porte e incluso la filosofía con la que los indianos levantaron las casas que salpican el sur gallego con los ahorros cosechados al otro lado del Atlántico, en la emigración. Se recicla la arquitectura de edificaciones anteriores, ya que antes de ser museo fue escuela.

Siempre hay un guía dispuesto a dar las explicaciones precisas para disfrutar de él, aunque también se pueden solicitar visitas guiadas o en otros idiomas, con cita previa.

Una cuba de madera gigante, que es el curioso ascensor de las instalaciones, facilita el recorrido. En la primera planta hay una sala de degustación de vinos en las que se hacen catas por encargo. Y en el segundo piso no es la gastronomía la protagonista, sino la tierra sobre la que se cultiva.

La exposición permanente es más que digna y no está exenta de atractivos. Hay dos salas. En la primera se hace un recorrido desde el Homo Neandertal Arcaico hasta la actualidad, explicando el peso del arte rupestre, de los petroglifos, las mámoas y las famosas minas de oro explotadas por los romanos. Entre los capítulos épicos, el museo Arabo dedica especial atención a la batalla que los arbenses ganaron contra las tropas de Napoleón. En la otra sala predominan los verdes, amarillos y rojizos que pigmentan también los caldos de las diez bodegas del municipio y de la denominación de origen Rías Baixas. La muestra se remonta a la época de los egipcios y griegos, que ya disfrutaban de los caldos de la comarca de O Condado y expone en gráficos paneles su evolución hasta el siglo XXI.

El río Miño, del que bebe toda la gastronomía y la cultura de Arbo, su hábitat y sus especies, y la delicatesen que le vale su reconocimiento como capital de la lamprea, ocupan el contenido de la tercera planta en exclusiva. Un vídeo explicativo ayuda al visitante a entenderlo, igual que los numerosos paneles del centro.

Rúa Rua Buenos Aires, 1. Arbo.

Horario de verano: de martes a viernes, de 12.00 a 14.00 y de 17.00 a 20.00; sábados, de 12.00 a 14.00 y de 16.00 a 19.00; domingos, de 12.00 a 14.00 y por las tardes abre con cita previa.

Entrada gratuita.

En varios idiomas. Teléfono 986 665778 y correo museoarabo@hotmail.com.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Donde se interpreta la delicatesen del Miño