Réquiem por una marquesina

Vecinos de A Guarda piden, con un ataúd, poder ponerse a cubierto cuando esperan el autobús

.

vigo / la voz

En la parroquia de A Gándara de A Guarda había una marquesina en la parada de autobús. Los vecinos la echan en falta y se acuerdan mucho de ella. Recuerdan cuando les protegía del frío y de la lluvia; cómo resguardaba a los niños en las frías mañanas de inverno y hasta se enteraban de la programación de las fiestas locales y otros anuncios gracias a los carteles que se colgaban en ella.

Pero el proyecto de recuperarla no da señales de vida. Es una iniciativa que no tiene pulso. Por eso ayer pusieron un ataúd en su lugar. No se les ocurrió otra forma mejor de simbolizar esta pérdida para el barrio. «Queremos una parada de autobús porque estamos al frío, al sol, al viento y esto es una vergüenza», dice que Celia González, que con 77 años no se corta en decir lo que piensa. «El alcalde está sordo y ciego, porque mira y oye hablar, pero no actúa y el concejal ya no te digo nada», asegura.

La marquesina se mantuvo en pie hasta hace poco tiempo. Primero un coche se estrelló contra la instalación y después los temporales acabaron barriendo lo que quedaba de ella.

La administración nunca llegó a reponerla y los vecinos de A Gándara se sienten olvidados. No es la primera vez que echan mano de su imaginación para demandar algo a cubierto en la parada. La pasada Navidad colocaron unos muñecos con un cartel pidiéndosela a los Reyes Magos, pero no se la trajo. «Viene el ayuntamiento y lo saca, pero el caseto no lo traen», protesta Celia, que el otro día cogió el autobús para ir al médico y «de cintura para abajo me mojé entera», dice.

Irene Reyes, de 43 años, dice que la falta de marquesina perjudica a todos los vecinos y especialmente a los niños que van en autobús al colegio. Demanda una marquesina, pero no una «vella». «Queremos una marquesina nova», asegura. Los vecinos de A Gándara tampoco tienen un paso de cebra en la rotonda de entrada del vial de A Guarda a Goián y ya lo han demandado en varias ocasiones. Juan Rodríguez, de 87 años, señala que cuando llueve pueden apartarse un poco de la carretera, pero si se descuidan, pasa el autobús y lo pierden.

Incluso se dirigieron a la conselleira Ethel Vázquez para plantearle estas dos reivindicaciones.

El concejal de Tráfico de A Guarda, Paulino Rodríguez, asegura que desde el Concello ya han reclamado el arreglo de la marquesina. La primera vez fue hace unos 12 meses «y no hemos tenido respuesta alguna. Los primeros interesados somos nosotros», dice. El tejadillo se encontraba en la PO-552, que es titularidad de la Xunta de Galicia, institución a la que debería de corresponder su reposición. Los vecinos de A Gándara piensan seguir luchando por su marquesina y seguirán colocando elementos llamativos en la parada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Réquiem por una marquesina