La Armada bombardea las islas Cíes

Jorge Lamas Dono
jorge lamas VIGO / LA VOZ

VIGO

Meira Paz

La Hemeroteca: En mayo de 1963, el archipiélago fue el escenario de unos ejercicios militares en los que fueron cañoneados los acantilados exteriores antes de que se produjera un desembarco de infantes de Marina

12 may 2022 . Actualizado a las 01:47 h.

Más de uno pensará que es una broma, pero no. La operación Pato 1 incluyó el bombardeo de los acantilados de las islas de Faro y Monteagudo en las Cíes, así como el ametrallamiento desde aviones de combate de la playa de Rodas, el 4 de mayo de 1963. Con ese nombre tan aéreo y acuático se denominó el despliegue por tierra, mar y aire ejecutado por navíos de la Armada, la Agrupación Especial de la Infantería de Marina con base en Cádiz, guardiamarinas de la Escuela Naval Militar de Marín y aviones de la fuerza aérea y de mar. Los supuestos enemigos eran soldados del Regimiento Murcia 42, la histórica guarnición de Vigo desde finales del siglo XIX, que contaban con artillería y cuatro rampas de lanzamiento de cohetes que estaban en cuevas, al resguardo de los aviones y el fuego de la artillería.

El supuesto táctico se centraba en la conquista de las Cíes para abordar posteriormente el asalto anfibio a la isla de Ons, donde el enemigo tenía una base. El ideólogo de aquellas maniobras pretendía llevar a la práctica las tácticas de ataque realizadas por el Cuerpo de Marines de los Estados Unidos en la isla de Tarawa, en el Pacífico, durante la Segunda Guerra Mundial.

Los cuatro mil actores de este simulacro partieron del puerto de Marín a las 4.30 horas acompañados por varios buques de guerra como el Legazpi, el Almirante Antequera y el José Luis Díez. «A las 9.30, las LSM _lanchones de desembarco_ se dirigen a la zona de reunión y abren fuego y baten la isla con fuego real, con cañones de 5 pulgadas, para fijar las fuerzas y armas que defienden la posición. El fuego bate principalmente los acantilados y la cota 192, donde están las principales defensas», se podía leer al día siguiente en La Voz de Galicia.