Ya hay vacunas, pero en Vigo aún se busca la cura del covid

Ángel Paniagua Pérez
Ángel Paniagua VIGO / LA VOZ

VIGO

El HAC participa en tres ensayos, con la dificultad de que hay pocos candidatos para desarrollarlos porque hay menos pacientes

09 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La vacunación para prevenir el covid-19 avanza a gran velocidad, pero todavía no se ha dejado de buscar un tratamiento para esta enfermedad. El Hospital Álvaro Cunqueiro está embarcado en tratar de demostrar que tres terapias son eficaces a través de ensayos clínicos. «No hay que dejar de buscar opciones de tratamientos, es importante por si aparecen nuevas variantes de las que las vacunas no protejan», señala la internista María Teresa Pérez, coordinadora clínica de la planta covid y responsable del grupo de investigación en enfermedades infecciosas del Instituto de Investigación Sanitaria Galicia Sur.

El problema que tienen en este momento las investigaciones es que el número de pacientes candidatos es bajo. El área sanitaria de Vigo vive una preocupante explosión de casos, pero en este último mes ha habido pocos hospitalizados, puesto que las personas con más riesgo de complicaciones ya están vacunadas. Entonces, los investigadores no tienen pacientes para aplicar las terapias y medir su seguridad y su eficacia. Pérez reconoce que algunos de los ensayos clínicos han tenido que paralizarse en algún momento por falta de enfermos o que incluso se han ampliado los criterios para tener más candidatos. Van más despacio de lo que querrían, pero siguen buscando.

Plasma: en casa o ingresados

Se ha tratado a una veintena de personas con plasma hiperinmune de personas que tuvieron el covid en la primera ola. En aquel momento se recogió plasma en toda Galicia y hay suficiente para tratar a 300 personas. Se ofrece de manera precoz, en los primeros siete días de la infección y a personas que tengan factores que hagan prever una mala evolución de la enfermedad, aunque no necesariamente estén ingresados. «De los que recibieron el plasma, ninguno tuvo una infección grave», dice Pérez.