¿Hacia la pesca del marrajo sin marrajos?

El ministerio no puede autorizar la venta de los ejemplares que superan la cuota


Amigos da terra vigo@tierra.org

Vigo es la capital mundial de los tiburones, al concentrar las descargas y el comercio en España, uno de los países líderes del sector. Los tiburones y rayas son el grupo de vertebrados que más rápido desaparecen en esta carrera final por destruir la biodiversidad que permite la vida en el planeta. La mayor parte de las capturas de tiburón de la flota gallega de palangre de superficie, aún llamada espadera, la compone la tintorera (quenlla) y el marrajo dientuso.

La situación de la primera aún no es preocupante y cuenta desde el 2020 con un límite de captura en el Atlántico, pero el marrajo dientuso va directo al colapso en el Atlántico Norte. Según los científicos de ICCAT -organismo responsable de la conservación de atunes y similares del Atlántico- si se detiene la pesca ahora, la población del marrajo seguirá descendiendo hasta el 2035, y solo habría un 53% de probabilidad de recuperarlo en el 2045. De poco le vale al pobre marrajo ser el tiburón más rápido del océano; su baja productividad lo condena frente a la pesca accidental o dirigida y la demanda de su carne en el sur de Europa y de sus aletas en el mercado asiático.

¿Cuánta responsabilidad tiene España en esta situación? Mucha, porque realizamos la mitad de las capturas y no hemos actuado para limitar la intensa explotación hasta que ha sido demasiado tarde. Ahora, según los investigadores y ONG como WWF y PEW, son necesarias medidas de emergencia como prohibir su retención y otras para minimizar su captura accidental. El año pasado la especie entró en el Anexo II de CITES, el convenio internacional que regula el comercio de especies amenazadas. Este es el destino de una especie tras otra de tiburones y rayas.

Con el fin de aplicar CITES, el Ministerio de Transición Ecológica estableció para el 2020 una cuota de comercio de 350 toneladas, nivel poco precautorio, pues toma de referencia una captura total en el Atlántico norte de 700 t. Apenas tendríamos un 40 % de probabilidad de recuperar la población en ¡el 2070! Al menos, es una mejora respecto a las 1.200 t capturadas por España en el 2019.

Pero ¿se habrá respetado el cupo? Todo indica que no, según revela la flota en la prensa gallega, sugiriendo que ni el MAPA ni los propios armadores han hecho los deberes y se han pasado varios pueblos. Vaya imagen internacional: «Toneladas y toneladas» de una especie protegida acumuladas en frigoríficos de Vigo a la espera de un certificado para comercializarlo que el MITECO no puede otorgar. En tal caso incumpliría su propia norma y sentaría un precedente nefasto en la aplicación de CITES en España. Sería algo parecido a declarar que tenemos almacenes llenos de toneladas y toneladas de colmillos de elefante o pieles de tigre que no nos dejan vender.

Esta misma semana once de los investigadores más reconocidos en este campo de España y Portugal (el otro país europeo que pesca marrajo) dirigían una carta al Comisario de Pesca europeo y a los ministros responsables urgiéndoles a actuar para salvarlo. Luis Planas (Agricultura y Pesca) y Teresa Ribera (Transición Ecológica) deben ponerse ya a trabajar conjuntamente para detener la pérdida de biodiversidad por tierra, mar y aire. Si hay una lección clara a estas alturas de la pandemia, es que la salud es una, One Health, y la naturaleza nuestra mejor vacuna. No podemos salir de esta crisis destruyendo más naturaleza.

La pérdida de los grandes predadores como el marrajo y de los grandes animales marinos en general lleva a efectos en cadena en el ecosistema marino. Reduce su capacidad para adaptarse a la crisis climática, de producir alimentos y mantener nuestro bienestar. Y el sector debería considerar como se puede sostener la pesca del marrajo… sin marrajos.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

¿Hacia la pesca del marrajo sin marrajos?