Rosa Morais: «La protección es una barrera para el contacto»

Supervisora de hospitalización médica del Álvaro Cunqueiro señala que en el hospital vigués ha empezado ya la desescalada


Vigo / la voz

La hospitalización de pacientes en el Cunqueiro relacionados con el coronavirus depende de Rosa Morais, supervisora de enfermería.

-¿Cómo es su trabajo ahora?

-Inicialmente estábamos centrados en planificar la recepción de los pacientes de covid-19 y en vaciar los servicios escalonadamente para convertir las unidades de hospitalización en solo covid. Ahora ya estamos en la fase inversa: viendo la posibilidad de ingresar otras patologías en estas unidades. Teníamos tres velas para coronavirus y las hemos dejado en dos; y dos para sospechas, que llamamos precovid y se ha quedado en una.

-¿En qué ha cambiado el trabajo de la enfermería?

-El principal cambio, además del miedo a lo desconocido, es tener que trabajar todo el turno enfundado en los equipos de protección individual, con mascarillas, casco, guantes... Todo esto supone una barrera para realizar técnicas y también para algo que es característico de nuestra profesión, que es el cuidado y el contacto. El cuidado es el mismo, pero no podemos ser tan cercanas, por la indumentaria.

-Y las familias tampoco están.

-Llevamos muy mal que los pacientes estén alejados de sus familias, en soledad, y la falta de contacto, la gente que muere sola. La enfermería está 24 horas con los pacientes y la cara que ven es la tuya. En estas unidades se implantó un sistema de tabletas para videoconferencia.

-¿Ingresan jóvenes?

-El perfil ha ido cambiando a lo largo de las semanas. Inicialmente, eran personas jóvenes y autónomas, sobre todo gente que había viajado. Luego ha venido gente cada vez más dependiente, a lo mejor la abuela de la joven que había ido a Madrid. Ahora tenemos sobre todo usuarios de residencias. No es lo mismo un paciente de 30 años o uno de 70 autónomo, que uno mayor y que no lo es.

-¿En qué se diferencia el trabajo en la planta de positivos y en la de sospechas?

-En la planta precovid hay que ponerse un equipo de protección nuevo para cada paciente, porque si no, si alguno es positivo se puede contaminar a los negativos. Además, son unidades con mucha rotación de pacientes: entran por la noche y al mediodía ya se van, cuando llegan los resultados. Si son positivos pasan a la planta de positivos y si son negativos, a la que les corresponda. La mitad suelen ser negativos. En las unidades covid solo entra el personal imprescindible y los pacientes están más tiempo.

-¿Hay más enfermeras en estas plantas?

-Hay más ratios de personal. Tenemos una enfermera para cada seis pacientes, mientras que en una unidad normal pueden ser una para cada nueve o diez por las mañanas y para 15 por las tardes. Es normal que sea así, porque solo el hecho de vestirse y desvestirse lleva mucho tiempo y los cuidados suponen mucha carga de trabajo.

-Se contó con la posibilidad de dedicar buena parte del hospital.

-Teníamos capacidad para mucho más. Tuvimos unidades cerradas a la espera de lo que pudiese venir, y con el personal dotado, aunque reubicado en otras plantas. Nunca estuvimos sobrepasados.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Rosa Morais: «La protección es una barrera para el contacto»