Hispano a los veintiséis años

El jugador vigués ya se había proclamado campeón de Europa en las categorías de base y en la de playa


redacción / la voz

Víctor Rodríguez Costas (Vigo, 1993) ya es hispano de pleno derecho, tras estrenarse con el combinado español absoluto, en el Torneo Cuatro Naciones, que se disputó en la localidad argentina de San Juan.

Aunque se trataba de una convocatoria doble, para atender también los compromisos de la Golden League, lo cierto es que Jordi Ribera sigue moviendo a muchos jugadores en sus citaciones, antes de confeccionar el elenco con el que comparecerán en el Europeo 2020, a disputar el próximo enero en Austria, Noruega y Suecia. El lateral izquierdo olívico se centra en su temporada Asobal en el Atlético Valladolid, pero admite que fue una valiosa experiencia: «Era una concentración de ocho días y, aunque no hubo mucho tiempo para entrenar con tanto viaje, siempre viene bien jugar con gente de tanta calidad. Creo que además el balance colectivo fue bueno y yo me sentí muy a gusto en el equipo».

La competición argentina se saldó con un empate ante Polonia, derrota contra Rusia y triunfo frente a la anfitriona argentina. Las primeras muescas de Víctor en el combinado absoluto tardaron en plasmarse en su palmarés hasta los 26 años, pese a tratarse de uno de los júniores de oro que se proclamaron campeones continentales en Turquía, en el 2012. En esa etapa disputó 17 encuentros internacionales: «Hay que reconocer que el salto desde júnior a la absoluta es muy grande, porque en España hay jugadores de una gran calidad. Incluso en mi generación hay otros de enorme nivel, que sí son habituales en la selección absoluta». Y valgan los ejemplos de jugadores como Aitor Ariño, Álex Costoya, Ferrán Solé o Alex Dujshebaev que proceden de aquella exitosa hornada en la base.

Víctor, por su parte, tampoco perdió la ocasión de brillar con el combinado nacional de balonmano playa, con el que subió del mismo modo a lo más alto del podio europeo en Croacia, el pasado 2017. Una distinción más en la carrera de un jugador que entró de niño, «debía tener unos seis años», en la cantera del Seis do Nadal, con el que fue campeón gallego infantil y juvenil. En este último también añadió un bronce nacional. Después de estrenarse en la categoría sénior antes de tiempo, pasó a las filas del Teucro, donde permaneció tres años -incluido el ascenso a Asobal-, despertando el interés del Atlético Valladolid, al que se unió en 2016.

«Estoy muy contento en mi equipo, con toda la gente con la que comparto mi pasión por el balonmano y también muy a gusto en una ciudad que fue mi primer destino cuando salí de casa», puntualiza Rodríguez Costas al evaluar su etapa pucelana, en un club que por igual está satisfecho con sus servicios, como demostró al renovar su contrato inicial con dos años más de compromiso, hasta el verano del 2021.

El mismo Víctor se concentra en una temporada que volverá a ser muy dura, como fue costumbre de las últimas en la élite del balonmano estatal: «Mejoramos el equipo con respecto a la pasada campaña, pero eso supone que hay gente que debe adaptarse y la verdad es que no empezamos de la mejor manera. Además, la liga por atrás siempre está muy igualada y volvió a apretarse, porque no se descuelga nadie».

En cuanto a sus esperanzas de regresar a la selección absoluta, el vigués que reconoce seguir de cerca al Cangas y a otros equipos gallegos de la «B», explica que su hoja de ruta pasa por lo que pueda mejorar en la competición regular, a orillas del Pisuerga: «En Valladolid jugamos algo muy similar a lo que propone la selección, pero al final lo que cuenta es hacerlo bien todo el año con tu club para que se fijen en ti. Si sale bien aquí, nos va bien a todos». Y ni siquiera se plantea otros sueños como el horizonte olímpico: «Eso lo veo muy lejano, ahora mismo».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Hispano a los veintiséis años