Un bronce para seguir creciendo

Taekuondo La moañesa Tania Castiñeira sube al podio en el Europeo sub-21


Vigo

La taekuondista moañesa Tania Castiñeira acudía al Europeo sub-21 de Helsingborg (Suecia) con la idea de revalidar el podio logrado hace un año. Y se volvió con un bronce al cuello que le deja «un buen sabor de boca», aunque también muchas ansias de continuar creciendo y mejorando. «Sobre todo tengo ganas de seguir, quiero más», proclama la joven deportista.

«Mi idea era revalidar el podio europeo del año pasado y demostrar que sigo al nivel para estar ahí», comenta Castiñeira. Su mentalidad siempre pasa por lo máximo y esta no era una excepción. «Aspiraba al oro, pero el bronce está bien. Perdí con la misma rival del año pasado y no me conformo», señala.

Comenzó el torneo con un apabullante 31-0 ante la rival ucraniana. «Mi superioridad se reflejó en el marcador, me sentí cómoda y me llevé el combate con bastante distancia». En el segundo, contra una chipriota, no acabó de tener buenas sensaciones, admite, pero aun así dominó en todo momento. «Fue un marcador ajustado y estaba con la soltura de ir por encima, pero supongo que por la presión de entrar ya en la lucha por las medallas noté un poco más la ansiedad y el cansancio», comenta.

Pese a ello, se plantó en semifinales, donde le correspondió enfrentarse a la cabeza de serie número uno, francesa. «El primer asalto quedó 0-0, pero en el segundo logró impactarme un puño y se lo dieron los árbitros. En el tercero me impactó una patada con giro, se puso 6-0 y por su envergadura y su cuerpo ya me fue imposible remontar», describe.

Pese a volver a caer ante la misma rival, Castiñeira aprecia una importante progresión en sí misma en el último año. «Se nota que estamos saliendo más a campeonatos internacionales en sénior con gente que ocupa posiciones de arriba en el ránking, que está luchando por estar en los próximos Juegos», comenta.

Competir con rivales de un nivel cada vez mayor e intentar estar a su altura le parece una manera inmejorable para dar continuidad a su crecimiento. «Es importante ver que puedes estar ahí. Además, aunque el marcador no siempre lo refleje, mis sensaciones ante esas rivales potentes es que no estoy lejos, que puedo perfectamente llegar a su nivel», analiza.

Otro aspecto fundamental en su progresión fue el paso de irse al centro de alto rendimiento de Pontevedra, donde cumple ahora un año. «No me costó porque vine aquí a hacer lo que me gusta y me dan facilidades para ello. Hay pocas cosas negativas aparte de estar lejos de la familia y los amigos», recalca. Entre lo positivo está también que ha podido entrenar con gente de peso y nivel similares al suyo que también entrena en el CAR.

Tania, que compaginó fútbol y taekuondo hasta los 15 años, cursa ahora un ciclo medio de técnica deportiva de fútbol con la idea de luego estudiar en la Universidad. «Me gusta mucho el deporte y en concreto el fútbol, pero el taekuondo siempre tuvo prioridad para mí y me acabé decantando por él», explica.

Lleva cinco años acudiendo a europeos y mundiales con tres medallas en su haber. El objetivo a medio plazo lo tiene claro: «Estar en los próximos juegos es casi imposible, pero creo que los siguientes sí que pueden estar a mi alcance».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Un bronce para seguir creciendo