«El PSOE siempre tuvo un toque ácrata»

Está a punto de completar 16 vueltas a la Tierra con los viajes realizados entre Vigo y el Parlamento


vigo / la voz

Se hizo de Vigo por una decisión geoestratégica. «El sur también existe», proclama Abel Losada (Ourense, 1964), parlamentario gallego y secretario general del PSdeG-PSOE vigués. «Me dieron plaza para hacer los cursos de doctorado y la tesis tanto en Vigo como en A Coruña, pero opté por Vigo por cercanía a casa de mis padres en Ourense y a Sanxenxo, donde pasamos las vacaciones».

Con libro y libreta casi siempre debajo del brazo, seguro que de cada obra se puede obtener una lección para la vida o una conclusión útil para su trabajo y el pugilismo dialéctico, Losada, doctor en Ciencias Económicas, tiene una teoría para explicar cómo puede haber una proliferación tan notable de compañeros de partido en departamentos de su facultad: Abel Caballero, Gonzalo Caballero, María José Caride, José Carlos Arias, Ángeles Marra y él mismo. «Las ciencias sociales son el motor explicativo del mundo, y la economía, en concreto, es una herramienta de análisis para el mundo político que no dan otras disciplinas, como por ejemplo la Biología», dice para explicar la coincidencia.

Milita en el PSOE desde 1987 y desde poco después en el barrio de Coia. Ve algo político en elegir esa zona para vivir, como también en posar ante el barco que Caballero instaló en su avenida principal. «A mi me gusta el modelo de ciudad que está plasmando el alcalde, me satisface formar parte de este proyecto», subraya para dejar claro que aunque su campo de actuación en casi la última década y media sea el Parlamento, y ahora también la dirección del partido, «me siento partícipe de la transformación que está logrando esta ciudad».

Durante ocho años fue secretario de departamento en la Faculta de Económicas con Abel Caballero como director del mismo. «Año tras año él conseguía las mejores notas de valoración del alumnado», dice para certificar que el ahora regidor tenía «una gran habilidad para aplicar la realidad, la vida cotidiana, a sus enseñanzas».

«A mi me gusta investigar, soy más de despacho», confiesa para apuntar a su timidez como elemento condicionante, aunque su rapidez y soltura a la hora de responder al adversario político le llevaron a convertirse en portavoz parlamentario del PSOE en la etapa de Pachi Vázquez.

Otro profesor de Economía, Emilio Pérez Touriño, le fue a buscar personalmente al campus de Vigo para que en el año 2000 entrase en la ejecutiva del partido en Galicia. En el 2003 fue captado para la candidatura del PSOE en Vigo que encabezó el exjuez Ventura Pérez Mariño, y en el 2005 entraba en el Parlamento gallego.

«Lo que más miedo le daba a mi madre no era la exposición pública y política que pudiera sufrir al tener un cargo electo, lo que más le preocupaba era la AP-9 y cruzarla todos los días para ir a Santiago». Cada año suma 45.000 kilómetros en el contador de su coche, con lo que este año acabará por cumplir el equivalente a dar 16 vueltas a la Tierra desde que tiene escaño en O Hórreo.

Y aunque se confiesa algo cansado de ese ajetreo, no duda en señalar su etapa de nueve meses como director de gabinete del presidente Touriño como la más complicada. «Era la recta final del mandato y no faltaba la tensión y la exigencia máxima», rememora simulando cara de estrés.

«Mi escaño es de Gonzalo Caballero, lo tiene a su disposición en cuanto quiera dar el paso, ya se lo he dicho, y entiendo que con las elecciones que tenemos por delante le puede venir bien estar en el Parlamento», dice al hablar de su futuro y de la incidencia que en ello podría tener un cambio de escenario para el secretario general del PSdeG, a quien llegó a dar clases en la facultad. «Mi futuro estará en la Universidad, eso lo tengo seguro. Siempre pensé que antes de meterme en política tenía que tener antes la vida resuelta».

«El PSOE en su historia siempre tuvo un toque ácrata», apunta con una mezcla de sonrisa y carga histórica al hablar de las convulsiones míticas de su partido en Vigo y en el resto de Galicia. «Me produce tristeza lo de Pachi» (en alusión a su marcha del partido y la fundación de uno propio).

Y aunque no tiene descendencia, la demografía y su declive es uno de los problemas cruciales que cree tiene Galicia. Sobre ello se fue a investigar incluso hasta Cuba y Miami, para comprobar la incidencia de la emigración como condicionante. Fue su tesis, cerrando un círculo que habían abierto sus bisabuelos cuando emigraron a La Habana, como él lo hizo a Vigo hace 29 años.

De dónde viene

-¿Cuál fue su primer empleo remunerado?

-La beca pre-doctoral para hacer la tesis doctoral.

-¿Ha votado alguna vez a algún partido que no sea el suyo?

-No. Siempre he votado al PSOE. Voté por primera vez en las elecciones de 1982, en las que ganó Felipe González.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

«El PSOE siempre tuvo un toque ácrata»