Miss Daisy hace el Camino en carrito

La alemana residente en Vigo Ann Werner, que recorrerá más de 2.000 kilómetros de Múnich a Vigo con su perrita anciana por el maltrato animal, busca apoyo y patrocinios


vigo / la voz

Ann Werner, una alemana de 41 años que lleva casi 10 viviendo en Vigo, emprenderá a principios de junio una gran aventura. Ann trabaja como profesora de inglés y alemán en un academia de idiomas «y aparte de eso soy peregrina, escritora y madre de una familia numerosa de animales perrunos y felinos, todos rescatados», así se presenta, resumiendo, una mujer que ha decidido dar visibilidad al maltrato animal en un periplo que la llevará desde Múnich a Compostela, 2.200 kilómetros para un Camino de Santiago en el que tendrá como compañero a uno de los animales con los que comparte su vida.

«Daisy, mi perrita pequeña, es una anciana con una discapacidad física por lo que tengo que llevarla a ella, y nuestro equipaje, en un carrito para que vaya lo más cómoda posible. Mi pequeñita me adora y solo quiere estar conmigo. Si no la llevase a esta caminata moriría de pena pensando que la dejé atrás su única humana querida. Por eso tenemos que ir juntas. Sobra decir que ella probablemente es la perrita más guapa del mundo y seguro que será la peludiña más dulce de todo el Camino», vaticina.

Junto a la idea de la que parte la iniciativa, destinada a «despertar conciencias con la situación de los perros en España», hay otra más personal que es conectar andando su antigua vida en Alemania con su hogar actual. Una metáfora hecha realidad sobre el largo camino a casa. «Y como me parece que es importante que se camine por una razón, lo hacemos por lo que es lo más importante en mi vida, los animales», justifica.

El plan que cruza cuatro países partiendo de Múnich (nació en Kasel pero es el último sitio donde vivió) tiene como destino Santiago aunque de ahí seguirá a Muxía y Fisterra y después hará el Camino Portugués al revés, hasta Vigo. El proyecto lo ha bautizado como Driving Miss Daisy 2019 (Paseando a Miss Daisy), como la oscarizada película, en la que Ann será el chófer y la anciana, su mascota de 12 años perrunos, «que equivalen a 64 años humanos», apunta, y calcula que les llevará completarlo cuatro meses, «con diez días de descanso por si llueve o hay tormenta o necesitamos hacer alguna parada extra», explica Ann, que tiene más fauna en casa. «Mi perrita mediana. Nike, una podenca portuguesa, y el grande, Grey, un peludo monstruo de las galletas, se quedan aquí cuidados por amigos. Los gatos, siete, los voy a repartir entre otros amigos animalistas rescatistas. Y después vuelven a mi casa, ¡que sin ellos no quiero estar!», advierte.

Para la pequeña Daisy esta es su primera gran aventura on the way. No para su compañera Ann, que hizo el Camino del Norte en tres partes y fue tan abrupto y espaciado que le dio para contarlo en su primer libro. Esta es la sinopsis: «En el 2008 hice la primera parte entre Bilbao y Llanes y al volver. en esa ruta me encontré con un chico de Vigo con el que estuve en contacto por correo electrónico durante meses. Cuando llegué a Alemania y regresé a mi trabajo me sentía como si te pones en una chaqueta que te queda pequeña. Todo me apretaba. Y decidí irme de Alemania, me compré una furgoneta con el plan de viajar cuatro meses por España». El segundo capítulo parte de la invitación de ese chico vigués a que le avisara cuando llegara a Galicia: «Llegué, me enamoré de esta tierra, inicié en una relación con él y decidí quedarme, primero en Bueu y luego en Vigo. Y aquí va el desenlace: En el 2015 volvió al camino de Llanes a Vilalba, tuvo que abandonar casi llegando por una inflamación muscular. «¡Y en el 2016 volví y por fin lo acabé!», celebra.

De día. La perrita irá en un carrito de bici, «así puede descansar lo que quiera, mientras yo la empujo andando2, cuenta Ann.

De noche. Como no podrán dormir en albergues en los que no dejen entrar a perros, pernoctarán en una tienda de campaña.

Una aventura geolocalizada que se podrá seguir en redes sociales

Falta decir que sus primeros 8 años en España no fueron un camino de rosas, especialmente el primero, que como recuerda «fue muy duro», pero «el balance total es óptimo», matiza. Volviendo la vista atrás Ann Werner se ve diferente por dentro y por fuera tras completar ese itinerario que le mandaba señales desde su puesto de trabajo, ya que había flechas amarillas del Camino en la ruta de su casa a la empresa.

De esta segunda aventura geolocalizada sabe que le sobrarán capítulos para un segundo libro. Antes ya la va desgranando día a día en redes sociales, desde los preparativos. De contar con más o menos medios depende que a sus propios recursos se sume el apoyo de personas que se unan a su causa y sigan las aventuras de Ann y Daisy por Europa. Y el apoyo, además de los likes, se puede concretar con pequeñas donaciones a través de su página en Facebook e Instagram DrivingMissDaisy2019. Si prefieren hacerlo anónimamente, en su Paypal: Drivingmissdaisy2019@yahoo.com, o comprando artesanía en su tienda online: Etsy.com/shop/CaminoToGrace.

La alemana ha presupuestado el viaje en cerca de 4.000 euros. «Tengo mucho ahorrado, pero no todo y aquí es dónde necesito ayuda para hacer realidad este sueño. Calculo que 1 euro por cada km. de los 2.200 que tenemos por delante sería ideal. Cada colaborador puede elegir cuantos kilómetros quiere patrocinarnos», explica. La ayuda también puede ser material. Por ejemplo, Daisy, que pasó un año en un frío canil tras ser encontrada en una calle de Valencia con una pierna rota y un tumor mamario, necesita un carrito para la larga travesía. Su humana ha solicitado patrocinio al distribuidor online del modelo que precisa, del que aún no ha obtenido respuesta.

Vive Camino

Toda la información sobre el Camino de Santiago en Vive Camino

Votación
3 votos
Comentarios

Miss Daisy hace el Camino en carrito