El Sergas vacía el Xeral este mes

Tres servicios del laboratorio, los únicos que quedan, ultiman su marcha al Meixoeiro

Los últimos trabajadores de Análisis Clínicos que quedan en el Xeral. Algunos no se irán hasta finales de mes.
Los últimos trabajadores de Análisis Clínicos que quedan en el Xeral. Algunos no se irán hasta finales de mes.

Vigo / la voz

Todavía quedan los últimos rescoldos sanitarios en la torre del viejo Hospital Xeral. El 24 de septiembre se quedó sin pacientes, después de 60 años y 18 días. Murió como hospital. Pero en ese titánico cadáver aún vive una célula sanitaria que entra y sale cada día. En el hospital fantasma quedan en torno a medio centenar de trabajadores de los laboratorios. Este es su último mes. Los equipos de los servicios de Análisis Clínicos, Hematología y Microbiología planean abandonar en la vieja torre antes de que acabe mayo.

Aunque no hay un compromiso formal, el Servizo Galego de Saúde se ha fijado el día 31 para tener vacío el Hospital Xeral. En ese momento se devolverá a la Tesorería General de la Seguridad Social, su dueña. Esta se lo cederá a la Xunta para que instale allí los juzgados de Vigo. El 31 de mayo será, pues, el momento en el que el ya cadavérico Pirulí inicie su resurrección judicial.

Para ello, la empresa Servicio Móvil está terminando de trasladar material a los otros hospitales. En el vestíbulo, camas viejas pero bien conservadas esperan una nueva vida. Lo más difícil es trasladar el laboratorio. En Análisis Clínicos se analizan cientos de muestras cada día. La sección de Inmunología se fue la semana pasada. En quince días se irá el grupo de hormonas y marcadores tumorales. «Ahora estamos en tres sitios, está claro que vamos a mejorar cuando nos juntemos», dice Pedro Casado, que trabaja en ese grupo y que todavía está en el Xeral. Los últimos serán los de Preanalítica, el último fin de semana de mayo.

El problema es que a estas alturas ya tenía que estar montado el laboratorio central del área de Vigo, en el Meixoeiro. Será allí donde se concentren los tres servicios implicados, Análisis Clínicos, Hematología y Microbiología, que tendrán en el Hospital Álvaro Cunqueiro un laboratorio de respuesta rápida. Pero hace justo un año, el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales, un organismo que depende del Ministerio de Hacienda, anuló el contrato para equiparlo, valorado en unos 20 millones de euros y con una duración de cuatro años. Con todo el traslado y la puesta en marcha del Álvaro Cunqueiro, el Sergas no publicó otra vez la licitación. Difícilmente podrá estar operativo este año el nuevo laboratorio.

Mientras, se ha tenido que crear un laboratorio provisional en el propio Meixoeiro, para poder cerrar el Xeral. En el caso de Análisis Clínicos, ocupa el espacio donde antes estaba la diálisis. «Es un espacio menos ambicioso que el del concurso [anulado] pero está bien, son unas instalaciones dignas», sostiene la jefa de servicio, Amalia Andrade.

Para ella, todo cambiará cuando el nuevo laboratorio esté equipado. Mientras, la complicación es gestionar un laboratorio partido en tres: Meixoeiro, Xeral y Cunqueiro. «Tenemos un volumen de muestras muy grande y hemos querido hacer un traslado secuencial», explica Andrade.

Lo mismo le ocurre al servicio de Microbiología. «Microbacterias se trasladará en los próximos días. A mediados de mes tendremos el traslado cerrado», asegura el jefe de servicio, Benito Regueiro. Ya se hicieron las obras de adaptación en el Meixoeiro. Mientras la situación sea provisional, algunos profesionales estarán en el Cunqueiro. Cuando todo el laboratorio central esté operativo en el Meixoeiro, se trasladarán allí. Pero lo complejo está en que no solo se trata de trasladar aparataje. Es todo mucho más sensible. Por ejemplo, el lugar donde se analiza el virus de la tuberculosis tiene presión negativa. No sirve cualquier espacio. Después de la mudanza, habrá que hacer ajustes y recalibrar equipos. Pero ya con el Xeral cerrado.

La dentista que ejerció 25 años, se cansó y se metió a analista clínica

Este viernes, el servicio de Análisis Clínicos despidió a la última residente de la historia del Hospital Xeral. Carmen Vázquez completó sus cuatro años de formación como especialista en Análisis Clínicos en el laboratorio del viejo centro sanitario de la calle Pizarro. La suya es una historia curiosa. Y no solo por ser la última. Empezó a trabajar en salud como dentista. «Ejercí durante veinticinco años». Tenía una clínica en Moaña. Pero decidió cambiar radicalmente de vida, se presentó al MIR y sacó una plaza en Análisis Clínicos del Hospital Xeral de Vigo. «Me cansé», constata. Tan simple como eso. Los últimos cuatro años han sido, pues, de formación. Pero tampoco tiene claro que vaya a dedicarse a trabajar como analista clínica el resto de su vida. «Lo único que sé ahora es que voy a hacer el Camino de Santiago», dice.

El viernes todo estaba envuelto en cierta atmósfera de despedida. No solo de una compañera, sino también del propio hospital. Los que quedan en el Xeral saben que son algo así como el destacamento de soldados españoles que en 1898 se encerraron en una iglesia en Baler y resistieron durante un año cuando ya el Ejército español se había rendido. Pasaron a la historia como los últimos de Filipinas. Estos son los últimos del Xeral. Por eso, aunque compartieron unos pinchos para despedir a Carmen Vázquez, en realidad parecía más una despedida a toda una época de la sanidad de Vigo.

La Xunta estudia instalar a los forenses en el anexo II, donde ya están las urgencias extrahospitalarias

La redefinición del Xeral partió de dos premisas: el anexo II sería un edificio exclusivamente sanitario, mientras que la torre del antiguo hospital y el anexo I (donde estaban las antiguas urgencias) serían para la Cidade da Xustiza. Pues bien, esa premisa se puede romper.

Así lo reconocen los pliegos del concurso de ideas para la reforma del hospital, que es la documentación en la que se basarán los arquitectos que se presenten al concurso de ideas. Los pliegos recogen cuántas oficinas judiciales deben instalarse en el Xeral. Entre esas dependencias está el Instituto de Medicina Legal de Galicia (Imelga), cuya actividad es la forense. Sobre él, dice el pliego, redactado por el Gobierno gallego: «Valorarase a posibilidade de instalalo no edificio anexo II, onde tamén está situado o PAC (Punto de Atención Continuada, Sergas)».

Por tanto, los arquitectos que se presenten al concurso tienen la opción de incluirlo en ese edificio. Los sindicatos sanitarios y la plataforma SOS Sanidade Pública han reclamado que todo el anexo II y también el anexo I se destinen a uso sanitario. Las dependencias del Imelga ocupan un mínimo de 500 metros cuadrados, entre los despachos, las salas, las oficinas y las consultas donde se practican las autopsias.

En el anexo II del Xeral -el edificio donde antes estaban las urgencias pediátricas- están ahora las urgencias extrahospitalarias o PAC, el centro de salud que antes estaba en la calle Bolivia, la unidad de fecundación in vitro, la consulta de esterilidad, una unidad de rehabilitación, otra de radiología y está previsto concentrar las unidades de salud mental (consultas de atención primaria de psiquiatría) y algunas consultas médicas que ahora están en A Doblada. Por tanto, será un ambulatorio. Dispone de 8.022 metros cuadrados.

El presupuesto para reformar la torre y el anexo I es de 25 millones de euros, pero la Xunta admite que puede variar un 10 % hacia arriba o hacia abajo, de manera que la obra podría llegar a 27,5 millones de euros.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El Sergas vacía el Xeral este mes