Un empresario pone a la venta cinco edificios de O Berbés

El propietario se lamenta de que lleva cuarenta años «luchando como un desgraciado» y no ha recibido más que palos por culpa de los políticos


Vigo / La Voz

Después de treinta y ocho años asentado en O Berbés al frente de su restaurante El Pescador, José Ruibal no solo ha echado el candado en ese local, sino que ha decidido deshacerse de sus propiedades en el barrio, cinco en total.

«Llevo casi cuarenta años luchando como un desgraciado y no he recibido más que palos y problemas con el Ayuntamiento por culpa de los políticos. No me dan ayudas; solo para el infierno; ni se comprometen a hacer algo», se lamenta.

Es tal la querencia que tiene por O Berbés que, pese a lo que ha pasado, aún estaría dispuesto a montar otro negocio con productos gastronómicos de la tierra siempre que le dieran una oportunidad. «Esta plaza es estupenda para eso, porque apenas necesita mantenimiento; no me importaría compartir los bajos», comenta.

Ya ha tenido alguna oferta para la compra de los pisos, pero en la actualidad le dan «dos perras» por algo que, dice, le había costado una fortuna: «Lo ofrezco más barato que hace veinte años y ni así se vende».

El empresario asegura que el consorcio del Casco Vello, que adquirió más de una treintena de inmuebles en el barrio antiguo, nunca contactó con él para intentar llegar a un acuerdo. Si le ofrecieran una cantidad razonable estaría dispuesto a vender los edificios. Cita el caso de la propietaria que compró tres casas en la zona y tuvo que venderlas a mitad de precio por problemas con la administración.

En opinión de Ruibal, algunas de las cosas que se ven en O Berbés no se permiten ni en África.

La rehabilitación de esta zona ha sido objeto de numerosos anuncios por parte de los responsables del consorcio del Casco Vello (participado en un 90 % por la Xunta y el 10 % restante, por el Concello de Vigo). En el 2010 anunció a bombo y platillo la rehabilitación de 48 fachadas.

Los últimos compromisos públicos se produjeron a lo largo del 2013. En concreto, el 6 de marzo de ese año, la delegada de la Xunta en Vigo y presidenta del consorcio, María José Bravo, y el vicepresidente de ese organismo, Santiago Domínguez, confirmaron a la asociación de vecinos que la actuación se iniciaría en 2014. Transcurrido medio año, no solo no se sabe nada, sino que la fachada de O Berbés ni siquiera luce la lona que ocultaba el deterioro y anunciaba su mejora. Tras venirse abajo, nadie se ha molestado en colocarla, quedando la miseria al descubierto.

El 7 de agosto el consorcio anunció la existencia de 4 millones para la rehabilitación y adelantaba el inicio para ese mismo 2013. Dos meses más tarde, Bravo concretaba durante un paseo por la parte alta del Casco Vello que serían dieciséis viviendas y cinco locales los que se recuperarían en O Berbés. Por último, el pasado diciembre, se anunció la compra de tres inmuebles por un millón de euros.

Hasta ahora la única realidad es que pasan años cada paso que se da para la mejora de la fachada del barrio más antiguo y turístico de Vigo. A todos los grupos políticos que han pasado por el Concello en la última década se les ha llenado la boca con anuncios mientras que cada vez son más los edificios en mal estado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos

Un empresario pone a la venta cinco edificios de O Berbés