El BNG ha perdido con la ruptura un 15 % de su militancia en Vigo

+Galiza y Encontro Irmandiño tratan de consolidar sus opciones


vigo / la voz

El Bloque en Vigo ya no es lo que era. En los últimos meses ha sufrido una sangría de militantes tras la ruptura de una organización que durante muchos años ha representado a la práctica totalidad del nacionalismo. Sin embargo, la salida de parte de + Galiza y del Encontro Irmandiño ha colocado al BNG en una situación complicada. En el caso de Vigo, varias docenas de afiliados se han dado de baja, entre ellos tres exconcejales, lo que ha dado mayor relevancia a la fractura.

Aunque no existen datos contrastables, los recabados por La Voz permiten cuantificar el volumen de bajas en un porcentaje aproximado del 15 % de la militancia del Bloque. Tampoco es oficial el número de afiliados con que contaba en Vigo a principios de año, que se estima en unos 400 tirando por alto. De este total unos 40 integrantes del BNG/+Galiza se han marchado y una cifra muy inferior siguiendo la estela de Beiras y su Encontro Irmandiño.

En estos momentos ambos colectivos están tratando cada uno por su lado de buscar un espacio político, a la espera de que las conversaciones a nivel gallego permitan una confluencia que se antoja difícil. Por parte de Máis Galiza se ha configurado Compromiso por Galicia, a la que se han incorporado exmilitantes socialistas y personas del ámbito nacionalista socialdemócrata.

Por su parte, Encontro Irmandiño trata de llevar adelante Anova Irmandade Nacionalista, en el que están confluyendo, además de exafiliados del BNG, de otras organizaciones situadas a la izquierda del espectro como FOG (Frente Obrero Galego, nutrido por sindicalistas de la CIG) o FPG. Este colectivo ha celebrado varias reuniones en el Verbum y aseguran haber reunido en cada una a más de un centenar de simpatizantes.

Quien es quien

Aunque los tres concejales con que cuenta el Bloque en el concello vigués siguen en el BNG, incluido Santiago Domínguez, hasta ahora referente de +Galiza, varios exediles han optado por buscar un nuevo rumbo. Es el caso de María Méndez, exconcejala de Benestar Social en el mandato anterior, o de Eudosio Álvarez, quien también formó parte del mismo gobierno municipal como responsable de Patrimonio Histórico. El otro exedil que ya no milita en el frente es Xabier Toba, quien estuvo a cargo de Urbanismo en la etapa de Lois Castrillo y fue responsable de la elaboración del Plan Xeral y que ha seguido la estela de Beiras.

Estos son los más nombrados, pero no los únicos. Con Toba participan en Anova sindicalistas del metal como Miguel Malvido, o Transi Fernández, que ha estado al frente de huelgas sonadas en concesiones municipales como las de Linorsa o Jardines. El primero de los conflictos la enfrentó con el grupo nacionalista hace algo más de un año y optó por abandonar el BNG en aquel momento al considerar que no respaldaba a las trabajadoras de limpieza. Sin embargo, no lo hizo público ante la cercanía de las elecciones municipales.

De la antigua +Galiza hay también nombres conocidos. Puede señalarse a Rosendo Covelo, director del museo Verbum; al dirigente vecinal y exmiembro de la directiva de la federación Francisco Piñeiro o de Henrique Macías, expresidente de la asociación del Casco Vello, aunque en su caso se fue del BNG hace tiempo y no en la actual oleada. También marcharon antiguos cargos del bipartito, como los exdelegados autonómicos Fran Verea y Chus Lago, esta última impulsora de las galescolas.

Ignorancia mutua

La rupturas de los partidos son siempre traumáticas y en este caso no se puede decir lo contrario. Sin embargo, las fuentes consultadas confirman que no se han producido enfrentamientos y que lo único que hay a día de hoy es una completa indiferencia entre antiguos compañeros. No hay críticas, no hay reproches e incluso poca tensión, pero si una completa incomunicación.

El único dato que podría abonar otra interpretación se produjo hace unos meses en el Concello en el transcurso de una rueda de prensa. Al hilo de las averías del autobús eléctrico del Casco Vello, Santiago Domínguez recordó que el proceso de contratación había estado a cargo del exedil Eudosio Álvarez, lo que fue interpretado como una alusión y no precisamente positiva. Sin embargo, parece que el agua no ha llegado al río y que el propio Álvarez, dicen, no le ha dado importancia.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos

El BNG ha perdido con la ruptura un 15 % de su militancia en Vigo