¡Qué bien, a Madrid en 29 horas!

Jorge Lamas Dono
JORGE LAMAS VIGO / LA VOZ

VIGO

escaneada

La puesta en marcha del tren correo evitó a los vigueses cinco horas de viaje cuando se dirigían a la capital

14 abr 2012 . Actualizado a las 14:49 h.

Hasta el 1 de abril de 1886, un vigués que viajase en ferrocarril hasta Madrid tenía que hacerse a la idea de que tardaría 34 horas en cubrir la distancia. La Compañía de los Caminos de Hierro del Norte de España introdujo entonces una importante novedad: el tren correo. Este servicio partía de la estación del Norte, en Madrid, a las siete de la mañana y llegaba a Vigo a las doce de la mañana del día siguiente. «Así pues el trayecto será de 29 horas desde Vigo, en vez de las 34 que se emplean actualmente entre Madrid y Vigo, pasando por Portugal», recogía días después la publicación Gaceta de los Caminos de Hierro.

La alusión a Portugal es importante porque quiere decir que muchos vigueses empleaban la conexión a través de Oporto, dirigiéndose posteriormente, a través de la Linha da Beira hacia Vilar Formoso y Ciudad Rodrigo, en Salamanca.

La otra vía de enlace con Madrid era conectar a través de Ourense con Monforte y después por León, Valladolid y Ávila. Precisamente esta es la línea que seguirán los trenes-correo. «Si son grandes las ventajas obtenidas con la creación de los trenes correo para los que visitan las provincias gallegas, no son menores para los pueblos de Castilla, que pueden utilizar este nuevo servicio, teniendo en cuenta que el tren de regreso pasa por Palencia, Valladolid y Ávila, a las doce y media, dos y tres de la tarde, respectivamente», añade el mencionado periódico.