El campo de kiwis que destruyó el petroglifo de Oia carece de licencia

VIGO

La diputada Carme Adán afirma que la empresa aceleró las obras cuando descubrió el yacimiento

06 may 2010 . Actualizado a las 11:41 h.

La explotación de kiwis que ha arrasado el conjunto de petroglifos de Boaventura y una yacimiento romano en la misma zona de la parroquia de Burgueira, en Oia, carece de permiso del Ayuntamiento. Tampoco tiene autorizaciones sectoriales de los organismos implicados como Patrimonio, Medio Ambiente o la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil.

Aún así el gobierno local de Oia incumplió dos órdenes de la Xunta ordenando la paralización de los trabajos, al considerar el alcalde que el proyecto es beneficioso para el municipio porque genera empleos.

La parlamentaria del BNG, Carme Adán, apuntó ayer que cuando algunos usuarios comunicaron la existencia de los restos arqueológicos, en lugar de paralizar los trabajos, «o que se fixo foi acelerar as obras; aplanando o lugar do xacemento romano e destruíndo o petroglifo».

El Seprona ha abierto una investigación con el objetivo de depurar posibles responsabilidades penales. El alcalde, Alejandro Rodríguez, está citado hoy a declarar hoy en las dependencias de la Guardia Civil en Vigo, junto con el edil de Urbanismo, que también ejerce como presidente de la comunidad de montes de Burgueira. Lo harán en calidad de imputados por un presunto delito contra el patrimonio histórico.

Mientras tanto, la polémica ha llegado ya al parlamento gallego. La diputada nacionalista Carme Adán se ha interesado por el asunto y ha presentado una serie de iniciativas ante la cámara para que el gobierno autonómico ofrezca explicaciones sobre este presunto atentado contra el patrimonio del municipio.

Así, preguntó si la Xunta es conocedora de que el alcalde, Alejandro Rodríguez, desoyó en dos ocasiones las órdenes de paralización dictadas desde la dirección provincial de Patrimonio Cultural y de que dude públicamente que existan yacimientos arqueológicos.

Sin embargo, su localización ha sido perfectamente contrastada dado que los restos prehistóricos se encuentran catalogados en la Consellería de Cultura.

El conjunto de grabados que estaban ubicados en las cercanías de Boaventura está registrado con el nombre de Petroglifo de Mouta, mientras que el yacimiento con abundante material romano dispone también de una clave numérica para su identificación.

Preguntas

La oposición parlamentaria quiere saber, además, si la parcela donde se prepara la explotación de kiwis cuenta con todos los permisos pertinentes y estudio de impacto ambiental, necesario para la nueva actividad agrícola. Carme Adán también pregunta si la Xunta «coñece que un funcionario seu, tendo coñecemento do problema sen embargo non tomou as medidas pertinentes».

La diputada nacionalista denuncia que una empresa privada a la que la comunidad de montes de Burgueira le cedió los terrenos «estragou totalmente estes xacementos para facer unha plantación de kiwi, coa conivencia do alcalde». El regidor hizo oídos sordos a las órdenes de paralización y aseguró que «el único que puede paralizar las obras es el alcalde y no lo hice porque Oia tiene que mirar al futuro, no al pasado, y unas piedras no pueden ser un obstáculo», dijo.