Una gran fábrica de biomasa

La comunidad de montes de Coruxo adquiere una enorme biotrituradora para reciclar la broza y otros desechos vegetales


La maleza del monte constituye un riesgo para la propagación de los incendios. Las podas acaban normalmente en la hoguera y se queman en fincas particulares contribuyendo a la emisión de CO2. Pero todos estos desechos vegetales -y los de muebles viejos, palés o jardines- se pueden reciclar a través de una trituradora. Una vez convertidos en serrín y otros restos orgánicos se fabrica compost, abono de origen vegetal y pellets, es decir cilindros granulados y compactados que se usan para quemar en las chimeneas de los hogares o para generar calor para calefacción o producir electricidad.

Todo el monte vigués

Antonio Ocampo, presidente de la comunidad de montes de Coruxo, señala que la biotrituradora que presentaron ayer en público ha costado 113.000 euros. El equipo, del tamaño de un remolque, ha sido subvencionado por la Consellería de Medio Rural, a través de fondos de la UE. La Xunta ha aportado casi 50.000 euros y el resto del dinero lo ha obtenido la comunidad gracias a un crédito del Igape. La delegada de la Xunta, Lucía Molares, asistió a la puesta en marcha de la máquina.

«Esperamos recuperar la inversión en tres años», aseguró Ocampo. La manera de rentabilizarla es procesar residuos de todo el Concello de Vigo, donde hay 1.800 hectáreas de monte comunal, por lo que la producción de broza y restos vegetales es muy alta. Pero la biotrituradora tiene una gran capacidad. Puede procesar 40 metros cúbicos a la hora con ramas de 30 centímetros de diámetro.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Una gran fábrica de biomasa