Marqués de Valladares se hunde

J. Fuentes

VIGO

Los miles de vehículos que circulan a diario por esta calle, incluidos autobuses y hasta camiones, están dañando el pavimento colocado durante su humanización

20 mar 2009 . Actualizado a las 10:44 h.

Marqués de Valladares es uno de los viales dañados por la humanización. Esta calle ha visto multiplicarse el número de vehículos que transitan por ella tras la peatonalización parcial de la plaza de Compostela. Debido a ello, y también a las obras de Policarpo Sanz, la caravana que la recorre es casi permanente y el firme no lo soporta.

Buena prueba de ello es el socavón que se está formando unos metros antes del Centro Cultural Caixanova. Con algo más de treinta centímetros de profundidad los vehículos que cuelan una rueda lo notan perfectamente. Y si el afectado es un motorista el problema es bastante mayor con evidentes riesgos para su estabilidad.

Pese a ello el Concello por ahora no ha tomado medidas, con toda seguridad para evitar el cierre de una calle clave para el tráfico mientras se desarrollan las obras del párking de Policarpo Sanz y García Barbón. Ni siquiera ha señalizado el hundimiento ya que al existir un único carril para vehículos la circulación quedaría interrumpida.

En estas condiciones los conductores, casi siempre en caravana en una calle que soporta atascos gran parte del día, se topan de frente con este agujero y con otras zonas con el firme agrietado, hundido y levantado. En cualquier caso más pronto que tarde el departamento de Vías y Obras no tendrá otro remedio que reparar los desperfectos aunque ello implique su cierre temporal. Meses atrás lo hizo en la vecina Carral, con problemas similares, y en breve le llegará el turno a Marqués de Valladares. Mientras se prolongue esta clausura presumiblemente el doble sentido de circulación se repondrá en la vecina Alameda.

El otro riesgo de circular por esta calle, sobre todo por las mañanas, son los atascos en el cruce con Colón por las obras del aparcamiento. La cola llega a Carral y en ocasiones hasta Montero Ríos, poniendo a prueba la paciencia de los conductores. El problema principal radica en que Colón queda atascado por coches que intentan llegar a Urzaiz y García Barbón, impidiendo salir a los vehículos que se apelotonan en Marqués de Valladares.

Teniendo en cuenta que esta calle es el cordón umbilical del tráfico en superficie por el litoral las molestias son generales. No hay alternativa, salvo el túnel, y la única está en deficientes condiciones.