Científicos del CSIC ensayan producir biodiésel a partir del nabicol pontevedrés


pontevedra

¿Puede convertirse la Brassica napus pontevedresa en la solución a la crisis energética? Es la pregunta a la que intentará responder una investigación a desarrollar por técnicos de la Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en colaboración con la Diputación. Los científicos analizarán, en concreto, si la amplia colección de plantas de este tipo existentes en la Misión Biológica de Salcedo pueden servir para producir uno de los combustibles que se cree puede marcar el futuro del siglo XXI.El acuerdo entre ambos organismos para desarrollar este trabajo, que iba a ser aprobado ayer, verá la luz previsiblemente la semana próxima. De momento, se sabe que las Brassica napus de Salcedo presentan un elevado contenido en ácido erúcico monoinsaturado de cadena larga por lo que podrían utilizarse como fuente de biodiésel. Este ácido es el que hace que los aceites provenientes de estas variedades no sean muy recomendables para el consumo humano. De ahí que, en el pasado, se persiguiese precisamente un tipo de producción baja en este componente, llamada «cero erúcico», para no dañar los tejidos cardíacos. Aunque los detalles del acuerdo económico para llevar adelante la investigación aún están pendientes, se sabe que la Diputación de Pontevedrapodría aportar 10.620 euros, repartidos entre las anualidades 2007 y 2008.Un grupo de genéticaLa investigación se desarrollará en una parcela de 1.000 metros de la finca experimental de Mouriscade, situada a escasos kilómetros de Lalín, en una zona próxima al trazado ferroviario.El grupo de genética y de mejora de las Brassica de la Misión Biológica de Galicia, dependiente del CSIC y ubicada en Salcedo, diseñará el proyecto investigador y hará el seguimiento, análisis e interpretación de resultados. Otro acuerdo firmado recientemente por CSIC y Diputación prevé que los técnicos de la Misión Biológica y de la Estación Fitopatológica do Areeiro (Lourizán) puedan intercambiar medios, laboratorios e, incluso, formar equipos conjuntos para determinados trabajos de interés mutuo. Navarra se ha convertido en la vanguardia de los experimentos en cultivos de Brassica para producir biodiésel. Estos experimentos, realizados fundamentalmente con colza, se acentuaron tras la puesta en marcha por Acciona de la planta de Caparroso, la primera en España en emplear aceites vegetales de primera utilización para producir biodiésel y que consume 36.000 toneladas por año.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Científicos del CSIC ensayan producir biodiésel a partir del nabicol pontevedrés