El coronavirus confina al Dépor

Un nuevo positivo obliga a suspender el entrenamiento previo al encuentro ante el Alavés, cuya disputa está pendiente de las pruebas al plantel coruñés


El coronavirus ha vuelto a asomar por Abegondo para deshacer la pequeña ventaja que la nieve había otorgado a los locales en el duelo copero entre escuadras blanquiazules. Si el lunes fue Pablo Machín quien se vio obligado a suspender el entrenamiento previsto y trasladarlo al gimnasio, a resguardo de las duras condiciones climatológicas que se dieron en Vitoria, ayer le tocó a Fernando Vázquez abortar el plan de trabajo y cambiarlo por unas horas de confinamiento a la espera de pruebas.

Los problemas se insinuaron a través del departamento de prensa, que envió un mensaje a los medios alertando de que la comparecencia del míster iba a ser pospuesta hasta que concluyera la sesión en la ciudad deportiva, y quedaron confirmados mediante un comunicado en las redes sociales del club en el que se anunciaba que plantilla y cuerpo técnico ni siquiera iban a pisar el césped de Abegondo. «El Deportivo suspendió el entrenamiento tras detectarse el positivo de uno de sus futbolistas por covid-19. El jugador, que no presenta síntomas, fue aislado inmediatamente. Comunicado ya a salud pública de la Xunta de Galicia para que active también sus procedimientos, el futbolista continuará en situación de aislamiento y todos sus compañeros de plantilla y técnicos realizarán nuevos test», anunciaba el texto remitido por la entidad.

El revés llegaba después de que el lunes se anunciara que el conjunto coruñés sería sometido a las pruebas oportunas antes de la disputa del duelo copero y de que se abriera la duda en torno al estado de Diego Rolan, ausente en la sesión matinal debido a la fiebre. Sin embargo, el test realizado al uruguayo salió negativo, descartando que el delantero fuera víctima de la pandemia. El positivo, como se señalaba desde el club blanquiazul procedía de un jugador asintomático.

A la espera de conocerse los nuevos resultados, en el Deportivo se confiaba en que las medidas sanitarias tomadas tanto durante los ejercicios sobre el campo como en el uso de vestuarios hubieran sido suficientes para evitar contagios entre el plantel y el encuentro ante el Alavés se pueda celebrar sin mayores contratiempos. El hecho de que el equipo no haya tenido que disputar ningún partido desde el Teresa Herrera (el 20 de diciembre), reduciendo así los contactos propios de los viajes, minimiza también los riesgos.

Tras el parón navideño, Fernando Vázquez ya había perdido transitoriamente a dos jugadores por culpa de coronavirus. Y es que tanto Adri Castro como Yago Gandoy tuvieron que ponerse en cuarentena después de dar positivo. El delantero, que no ha debutado todavía con el primer equipo, seguía ayer de baja, mientras que el centrocampista se había podido reincorporar a la actividad este mismo lunes, una vez concluido el plazo de confinamiento forzoso y después de dar negativo en el análisis pertinente.

Las numerosas bajas disminuyen los recursos de Fernando Vázquez en ambas áreas

A falta de conocer la identidad del positivo por coronavirus confirmado, Fernando Vázquez ya afrontaba el duelo copero con importantes dificultades para confeccionar su alineación. Las bajas mermarán sensiblemente los recursos blanquiazules en ambas áreas, al afectar tanto a la zaga como al frente de ataque.

En el eje de la defensa, el técnico tendrá que improvisar para contrarrestar el poderío aéreo del Alavés, un conjunto especialmente peligroso en los centros laterales. Suerte que no se le da especialmente bien al único central del primer equipo que se encuentra en perfectas condiciones para desenvolverse en su plaza. Mujaid flojea precisamente ante especialistas en los duelos por alto, perfil en el que encajan los tres posibles arietes de los vitorianos (Josselu, Deyverson y Guidetti). Granero, mucho más efectivo ante balones llovidos, es baja por sanción, mientras que Derik aún no está completamente recuperado de sus problemas físicos. Con Bergantiños como candidato a un puesto en la medular (Uche y Gandoy solo han podido completar una sesión de entrenamiento), el juvenil Juan Rodríguez es el principal candidato a acompañar al riojano.

En el área contraria también se acumulan las dificultades para configurar el once. Diego Rolan, el punta más en forma, se perdió el entrenamiento del lunes por fiebre y Miku continúa sin ejercitarse con el grupo tras la lesión que se produjo en la anterior cita copera (también está al margen Borja Galán). La situación podría haber facilitado el debut de Adri Castro, pero el canterano también se ha perdido todas las sesiones de trabajo tras el parón, al haber dado positivo por coronavirus. Rui Costa y Claudio Beauvue son los únicos arietes disponibles. Si los test no dicen lo contrario.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El coronavirus confina al Dépor