Bergantiños, baja inesperada para el decisivo partido del Dépor por la permanencia

TORRE DE MARATHÓN

CESAR QUIAN

El capitán del Deportivo se lesionó en el partido del viernes contra el Mirandés

19 jul 2020 . Actualizado a las 12:20 h.

Malas noticias para el Deportivo en las horas previas al partido más importante de la temporada. Álex Bergantiños se perderá el encuentro del lunes contra el Fuenlabrada a causa de una dolencia muscular que sufrió en el partido del viernes contra el Mirandés.

El futbolista coruñés padece una lesión en el bíceps femoral de la pierna izquierda, según revelaron las pruebas médicas a las que fue sometido en las últimas horas por los servicios médicos del club, por lo que será baja en la última jornada liguera. Su ausencia se suma a las ya seguras de antemano del sancionado Bóveda, así como de los lesionados Agbo y Somma.

La de Bergantiños se convierte en una baja sensible en la defensa deportivista, donde se había asentado en los últimos partidos. Ba, Montero y Mujaid, así como el juvenil Juan Rodríguez se convierten en los únicos centrales puros de la plantilla que entrena Fernando Vázquez con vistas a este partido en el que el Deportivo no depende de sí mismo para mantenerse en Segunda. Otra posibilidad sería retrasar a la zaga a Peru Nolaskoain, quien en Miranda jugó como mediocentro, aunque esta posibilidad abriría otro frente en el eje del centro del campo, donde solo Vicente Gómez y Gaku, así como el recurso de Borja Valle, son soluciones naturales.

¿Y ahora quién arregla esto?

la voz

El Deportivo está a punto de retroceder cuarenta años en su historia. De momento, lo ha hecho 32, pues vuelve a estar a un partido de descender a Segunda B, como cuando Vicente salvó al equipo en el minuto 92. Si mañana no hay milagro, regresará a 1980, cuando militó en la citada categoría de bronce del fútbol español.

La dramática situación que está atravesando no es casual. Es fruto de una vergonzosa temporada de todos los estamentos del club, que no han estado a la altura de lo que merece la centenaria entidad. El problema es que entre todos lo mataron y el Deportivo está a punto de morirse solo. Y llegados a este punto, las preguntas son claras: ¿Quién arregla ahora este descalabro? ¿Están los actuales actores (consejo de administración, asesores, cuerpo técnico y jugadores preparados para evitar la debacle? Mientras, la afición sufre, cuenta las horas que quedan hasta mañana a las nueve y se va haciendo a la idea de que el temido final está cercano.

Seguir leyendo