Contentísimos...


Contentísimos, sí, pero por el resultado. El Deportivo se puso 0-2 en los diez primeros minutos por su acierto y con todo merecimiento. A partir de ahí, sufrimiento y divagación de un equipo que fue incapaz de controlar el partido ni con su juego ni con la posesión. Apenas por momentos en la primera parte, y nada en la segunda. El Numancia incluso generó ocasiones porque el Deportivo no se sintió cómodo ni defendiendo. Si el Numancia hubiese tenido más acierto, hubiésemos tenido muchos más problemas.

El resultado ha sido un balón de oxígeno fantástico hasta que termine la jornada. De haber sido de otro modo, podríamos ser más optimistas, pero de este modo, si los resultados de terceros no acompañan, volveremos al pesimismo basado en las sensaciones y en el juego. No nos engañemos. El resultado nos vale perfectamente, pero solo para ser moderadamente optimistas, y ya me parece una palabra bastante benévola. Seguimos teniendo muchas dudas. El equipo solo ha generado una ocasión en el minuto 80, por medio de Pedro en un contragolpe y que llegó muy justo enviando al centro de la portería rival. En los setenta y cinco minutos anteriores, nada. Con 0-2 en el marcador y un adversario a merced, no ha podido poner a su rival contra las cuerdas.

Así que podemos decir que estamos contentísimos... por el resultado.

Victoria tras renunciar a los experimentos

Lois Balado

Martí devolvió en Soria la batuta del centro del campo a Bergantiños y apostó por un once reconocible

Michele Somma llegó al equipo como un elemento un tanto exótico. Históricamente, el Deportivo no había conocido defensas del país en el que la defensa es filosofía de juego. Su primer partido completo fue en Majadahonda y, tras un tropezón inoportuno, solo el colegiado anulando por falta el tanto de Toni Martínez le salvó de ser salir señalado del Cerro del Espino. Volvió a la titularidad ante el Cádiz. Un error suyo propició el primer gol y no compareció en el segundo. El equipo regresó con un saco de goles del Carranza para cerrar el año. Su último partido completo sería en Riazor ante el Nástic. La mala fortuna quiso que un disparo de Luis Suárez golpease en él. La pelota entró y el Deportivo se instaló en la crisis.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Contentísimos...