Empate del Deportivo en Oviedo para cerrar un marzo garrafal

Quique rescata un punto plasmando el resurgir del Deportivo tras una mala primera mitad


la voz

Tres mil gargantas coruñesas en el Tartiere, un gol de Quique, la vuelta de Carlos, y otra jornada sosteniendo la buena racha a domicilio. Hasta ahí lo positivo de una jornada que los rivales por el ascenso habían puesto en bandeja y el Dépor no supo rematar.

Fue víctima de numerosos malentendidos. El primero duró doce largos minutos y provocó una terrible confusión en los jugadores visitantes. «Que bote Riazor», reclamaba una grada repleta de bufandas y voces coruñesas por cortesía de la hinchada local, que optó por exhibir su cabreo con la Liga presentándose tarde en el encuentro. Los de Natxo arrancaron así el duelo jugando como en casa. Literalmente. Incapaces de hilar dos pases, víctimas de un paralizante miedo al error que solo consigue multiplicarlos.

El segundo fallo de transmisión estuvo en el elogio de la simpleza como camino hacia la liberación mental. Para disimular las lagunas de un marzo todavía sin cerrar se les pidió a los jugadores deportivistas huir de artificios en favor del fútbol más elemental. Hasta se retornó al rombo para que no hubiera tampoco en el dibujo nada que complicara la ejecución. Pero los jugadores confundieron lo sencillo con lo tosco y el espectáculo no lo agradeció: menos toque y más pelotazo, con los recuperados centímetros de Carlos Fernández como excusa.

Sufrió la versión menor de Vicente, incapaz de entregar un envío en ventaja. Padeció Didier, inoperante de regreso al interior. Esa posición que tantas veces le ha quedado grande y desde la que ayer regaló el 1-0 con un cadena de despropósitos: mal pase, falta grosera y claudicación en un duelo en banda con Saúl. El capitán del Oviedo centró sin estorbo (David Simón lo presenció a unos metros), prolongó Joselu y Bárcenas metió la cabeza entre Somma, Caballo y Dani Giménez. Minuto 10.

Comienzo de una primera parte insufrible en la que el Dépor solo existió en Quique y sus carreras a la espalda de Mossa. Inocuas por falta de servicios en condiciones o de un rematador. Huérfano, el pucelano se fabricó la mejor de los visitantes en un chut a la media vuelta desde la frontal que Nereo despejó.

Los de casa lo tuvieron más fácil: les bastó con esperar el error. Y hubo un montón. Del enésimo regalo de Vicente, por ejemplo, Folch sacó una contra que él mismo remató fuera por poco tras combinar con Saúl. Después de otra pérdida en la transición coruñesa, Bárcenas se adornó en las proximidades de Dani Giménez para acabar enviando alto. Mínima ventaja asturiana al descanso como mal menor.

Y a la vuelta del vestuario, partido nuevo. Lo inauguró Berjón chutando a puerta una falta lejana que se perdió por poco, y respondió Carlos Fernández con otro libre directo que forzó la intervención del meta local. La vuelta al once del punta andaluz resultó ser la bendición anunciada, como se confirmó poco después. Probó con un fenomenal centro raso que no supo leer Didier pero sirvió al menos de ensayo de lo que sucedería a continuación. Recibió el 18 escorado a la izquierda y sacó desde allí un excelente envío profundo en diagonal que superó a Bolaño para caer a ras de hierba en botas de Quique. El 7 pateó sencillo a la red.

Empate otra vez, con 35 minutos por jugarse y un tímido dominio blanquiazul que repuntó cuando Natxo agitó doblemente el once, puso a Didier a recuperar balones como debe y concedió a Vítor Silva parte del timón. Se asomó con frecuencia el Dépor al área ovetense, pero la mejor ocasión hasta el desenlace llegó en otra falta sacada por Berjón que Dani Giménez alejó de la escuadra con un paradón. Murió marzo por fin, con otro partido sin caer a domicilio y otro encuentro sin ganar.

Ficha técnica: 

1 - Real Oviedo: Champagne; Carlos Martínez, Forlín, Alanís, Christian Fernández, Mossa (Ibra, m. 70); Jimmy, Folch; Berjón, Bárcenas y Joselu (Toché, m. 84).

1 - Deportivo: Dani Giménez; David Simón, Domingos Duarte, Michele Somma, Diego Caballo, Didier Moreno, Álex Bergantiños (Vitor Silva, m. 66), Vicente Gómez, Pedro Sánchez (Fede Cartabia, m. 66), Carlos Fernández y Quique González.

Goles: 1-0 M. 10: Bárcenas; 1-1 M. 53: Quique González;

Árbitro: Soto Grado (Colegio castellano-manchego). Amonestó a Mossa (50'), Crhistian Fernández (50'), Folch (57') y Champagne (85') en el Real Oviedo y a Bergantiños (58') en el Deportivo de La Coruña.

Incidencias: Partido correspondiente a la 32ª jornada de Liga disputado en el Carlos Tartiere (Oviedo) ante 18.035 espectadores. A modo de protesta por el trato al aficionado en La Liga, 8.000 espectadores accedieron pasado el minuto 12 de partido. E

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Empate del Deportivo en Oviedo para cerrar un marzo garrafal