Fuga de puntos en Riazor

El Dépor alterna la segunda peor racha de la liga en casa con la mejor a domicilio


la voz

«Queda una liga de once partidos y hay que intentar ser los mejores». Esa competición breve que, según las cuentas de Borja Valle, empieza este fin de semana en el Carlos Tartiere incluye seis partidos lejos de Riazor. Un lastre para el Dépor hasta que visitó El Molinón. Allí se produjo un cambio de tendencia que el conjunto de Natxo González intentará sostener este fin de semana para revertir con urgencia una jornada después. El equipo blanquiazul infalible ante los suyos y rácano a domicilio ha mutado en un conjunto irreconocible como anfitrión. En los últimos cinco duelos como local, el Deportivo ha acumulado cuatro empates y una derrota; los números más pobres de la categoría si se exceptúan los del Córdoba, penúltimo en la clasificación.

El mal momento se explica desde los serios problemas en el juego combinativo y cristaliza en un registro impropio del conjunto coruñés, líder con diferencia en el apartado goleador hasta que comenzó la depresión. Ahora le ha rebasado el Osasuna y alcanzado el Albacete porque la sequía que arrancó en febrero solo ha dejado tres goles en Riazor. Poco más de medio tanto por encuentro para una escuadra que hace un par de meses promediaba dos por duelo.

¿Pesa la condición de local? «No creo que tenga un peso excesivo. Tenemos que intentar abstraernos de eso e intentar seguir el guion que tenemos establecido. Cuando las cosas no van bien cada uno es libre de expresar su opinión», manifestaba ayer Valle sobre el sonido ambiente del estadio. «Es entendible. Cuando representas un club con tanta historia que lucha para volver donde se merece, si te alejas un poco de la cabeza es algo normal», reflexionaba el atacante berciano en la sala de prensa de Abegondo.

Considera que el mes de marzo, con la esperanza frustrada de dar un golpe en la mesa, ha pasado factura: «Cuando te marcas ciertos objetivos tienes más riesgos de no conseguirlos. Es lógico que se pensara eso cuando veías los precedentes». Los de un conjunto imbatible en su casa. Ahora mete miedo a domicilio, porque en ese mismo tramo de cinco citas (Reus incluido), ha amasado diez puntos. Los mismos que el Osasuna, el enemigo a batir.

Marí no completa una sesión sin Expósito ni Krohn-Dehli 

Quique González y Pedro Mosquera trabajaron con normalidad junto al grupo en la sesión de entrenamiento de ayer. Ambos habían trabajado al margen el sábado, tras el duelo con el Almería, por culpa de unas molestias físicas que parecen ya superadas. Como las de Carlos Fernández, pieza clave en el esquema de Natxo González y que inició su segunda semana de entrenamientos a ritmo normal.

Las tres novedades positivas contrastan con las sensaciones transmitidas por Pablo Marí. El central no pudo completar la rutina de trabajo junto a sus compañeros por culpa de un problema en los isquiotibiales de su pierna izquierda que queda pendiente de evolución. Al margen estuvieron Edu Expósito y Krohn-Dehli, aún a las órdenes del readaptador. El plantel está citado hoy a las 11 en Abegondo.

Valle: «A Natxo lo veo enchufado y tenemos toda la confianza en él»

La Voz

«Queda una liga de once partidos y hay que intentar ser los mejores», sostiene el berciano

Natxo González afirmó tras el partido con el Almería que esta semana empezaría a ser cuestionado. A golpe de lunes tuvo su primer aval en Borja Valle. “Lo veo muy enchufado. Tenemos toda la confianza en él. Nos inculcó una formación y unos movimientos. En el mundo del fútbol es muy difícil que un entrenador se mantenga dos o tres años, pero nosotros no podemos pararnos a pensar si va a estar dentro de dos o tres jornadas, estamos con él y creo que el club también”, reflexionó el berciano en sala de prensa.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Fuga de puntos en Riazor