De pesca por el Dépor

La buena temporada que está realizando el conjunto blanquiazul ha provocado que varios clubes españoles y extranjeros hayan mostrado su interés por algunos de sus principales baluartes


Un equipo que tras diecisiete jornadas disputadas lleva 26 goles a favor y solo diez en contra no pasa inadvertido para las direcciones deportivas de otras entidades. El Dépor puede dar buena fe de ello, pues son numerosos los clubes que en las últimas semanas han lanzado sus redes por A Coruña a la pesca de algún refuerzo de cara al mercado invernal.

En concreto, siete de los futbolistas blanquiazules más destacados están siendo tentados ya sea directamente, a través de sus representantes o mediante llamadas a la plaza de Pontevedra para tratar de que cambien de aires a partir del próximo 1 de enero.

Las propuestas están llegando tanto desde la Primera División española como desde diferentes puntos del planeta, en donde están viendo al Dépor como un posible caladero de interesante explotación. La buena marcha del equipo y los conocidos problemas económicos que atraviesa la entidad desde hace años, inmersa en un complicado concurso de acreedores, provoca que muchos sean los que ponen sus ojos en el noroeste peninsular en busca del chollo de invierno.

Pero el Dépor no está por la labor de descomponer una plantilla que lucha por regresar de inmediato a Primera. La respuesta, hasta el momento, ha sido negativa a cualquier propuesta llegada a la plaza de Pontevedra. La entidad que preside Tino Fernández solo se desharía de alguno de sus principales futbolistas en caso de una oferta millonaria y si tuviera para su puesto un recambio de garantía.

Porque, como es obvio, la mayoría de los jugadores que están siendo tentados forman parte de la columna vertebral blanquiazul.

Los más deseados

Así, Domingos Duarte es el jugador que cuenta con mayor número de pretendientes, entre ellos el Sevilla y la Real Sociedad, de la Liga española, así como algunos clubes portugueses.

Otro de los que cuentan con más propuestas es Didier Moreno, al que varios clubes de su país, entre ellos, el Independiente de Medellín y el Nacional, que sueñan con repatriarlo de cara al próximo campeonato. No obstante, el Nacional, el exequipo de Marlos Moreno, tiene, de momento, difícil la incorporación de jugadores por una sanción de la FIFA.

También desde el extranjero llegan propuestas por Michelle Somma, del que guardan buen recuerdo en su país, y por Quique González, tentado por el fútbol francés. Vicente Gómez, Pablo Marí y Carlos Fernández completan el septeto de futbolistas por los que algunos clubes han mostrado especial interés de cara al próximo mercado invernal.

De momento, el Dépor se muestra tajante en la negativa a negociar por sus principales baluartes. Los contratos firmados por todos ellos garantizan a la entidad blanquiazul la última palabra a la hora de decidir el futuro de sus jugadores hasta el 30 de junio.

Incluso en el caso de los jugadores cedidos sin opción de compra, solo podrían abandonar A Coruña si el centenario club gallego acepta. Y eso solo se produciría a cambio de un porcentaje sobre el traspaso que pudieran determinar los clubes propietarios de sus derechos.

Hasta la fecha y ante la llegada de pescadores, el club mantiene el cartel de «prohibido faenar».

El club vería bien alguna salida que le permita aumentar la competitividad

Mientras Duarte, Marí, Somma, Vicente, Didier Moreno, Quique González y Carlos Fernández son, de inicio, intransferibles, el Deportivo sí que vería con buenos ojos alguna salida que le permitiera liberar fichas para acudir al mercado en busca de algún refuerzo.

Y es que Carmelo del Pozo es un director deportivo al que le gusta inyectar en sus plantillas una dosis de competitividad en el mercado invernal. Lo hizo en el Oviedo y el Levante cuando había necesidad, y también en el conjunto azulgrana cuando el viento era favorable. Así, sucedió incluso en la temporada 2016-2017 cuando la escuadra preparada por Juan Ramón López Muñiz se paseó por la Segunda División.

El conjunto valenciano llegó al parón navideño con siete puntos de ventaja sobre el segundo, nueve sobre el tercero y trece sobre el séptimo. Pero eso no impidió que la dirección deportiva, cuyo secretario técnico era Carmelo del Pozo, incorporara a dos jugadores: Oier y Juan Muñoz.

Por este motivo, es previsible que actúe del mismo modo en el Dépor, aunque en este caso depende de que pueda haber salidas. Pero serían bajas de futbolistas que, de inicio, no fueran peligrosos de derivar en un tiro en el pie.

Un ejemplo sería Sebastián Dubarbier, jugador que acaba contrato el 30 de junio y que ha visto como tanto Caballo como Saúl están por delante de él en las preferencias de Natxo González.

Otro caso podría ser el de Christian Santos, que tiene en Carlos Fernández, Quique González y Borja Valle una importante competencia que lo ha relegado a ser el cuarto delantero de la plantilla.

Otro que no cuenta para el técnico vasco es Gerard Valentín, a quien en caso de contar con alguna oferta el club no le pondría trabas.

El caso de Saúl

Un caso particular es el de Saúl García. El jugador cántabro sí que ha conseguido ser un futbolista importante para Natxo González. Sin embargo, el hecho de que concluya contrato el próximo 30 de junio, y de que esté todavía pendiente el tema judicial, lleva al Dépor a estar receptivo ante la posible llegada de propuestas. Eso sí, solo se iría a cambio de una compensación económica.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
18 votos
Comentarios

De pesca por el Dépor