El final de 132 días sin ganar

El último triunfo deportivista se remontaba al 13 de abril, cuando había vencido en San Mamés


Con sufrimiento, como ayer, pero sumando tres puntos que también supieron a gloria. El Deportivo se reencontró anoche con un sabor y una sonrisa que parecía haber olvidado. La victoria de Almendralejo zanjó 132 días sin ganar, un insoportable desierto de más de cuatro meses en los que anidó el pesimismo entre sus aficionados, sufrió el descenso a Segunda, remodeló la dirección deportiva y se aplicó a una profunda limpieza en el vestuario.

Después del empate de la pasada semana en Albacete, protagonizado a última hora por un polémico penalti en contra, esta vez los coruñeses no dejaron escapar un triunfo ansiado por todos que le permite aguantar el acelerón del Málaga en este inusual arranque de temporada. Pese a las tres jornadas consecutivas a domicilio (queda el próximo sábado en Tenerife), crecía la exigencia de estrenar el casillero de partidos ganados, habida cuenta de que el calendario había emparejado al Dépor de inicio con dos rivales aparentemente inferiores.

Doblete de Adrián y gol de Valle

El recuerdo de aquel triunfo contra el Athletic se hundía en las catacumbas de la memoria deportivista. Un doblete de Adrián y el gol de Borja Valle le habían brindado tres puntos que le entregaban entonces una vida extra en pos de la permanencia. Sin embargo, a aquella sexta victoria de la temporada pasada no le sucedió ninguna más y el Deportivo acabó arrojando por el desagüe un curso para olvidar. Solo dos futbolistas conectan la noche de esperanza de San Mamés y la primera de muchas en que desea convertirse la de Almendralejo: Mosquera, titular entonces y de vuelta al once inicial esta vez, así como el citado Valle, quien entonces saltó al campo tras el descanso para marcar el gol decisivo.

Anoche el gol de Quique se convirtió en el primero de un delantero deportivista esta temporada. Solo Duarte había batido la meta del Albacete en el debut. El propio central portugués, quien se retiró lesionado, había marcado también el único gol blanquiazul en el último amistoso de pretemporada contra el Oviedo. Así que esta victoria contra el Extremadura sirvió para devolverle el protagonismo a los delanteros, que permanecían en barbecho desde el 8 de agosto, cuando Pedro había marcado el gol del triunfo en Lugo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El final de 132 días sin ganar