Queda mucho por trabajar

El Deportivo cierra la pretemporada cayendo en los penaltis ante un Oviedo que fue mejor

.

Si el objetivo de toda pretemporada es preparar a los jugadores para lo que les puede venir durante el año, el último test de la blanquiazul este verano ha sido un buen ejercicio. El Deportivo se encontró en Foz con un Oviedo correoso, que jugó cada balón como si en él le fuera la vida, y que le demostró que la Segunda División no va a ser un paseo. Ni mucho menos. Incluso tuvo oportunidad de ensayar penaltis para dirimir el ganador del X trofeo Cidade de Foz, que finalmente, tras la igualada a uno y la tanda de penas máximas se fue para la capital del Principado.

Los carbayones fueron mejores ante un Deportivo que sigue teniendo muchos problemas a la hora de sacar el balón jugado y cuya línea defensiva todavía no está compenetrada.

Natxo González, que hace unos días reconoció no tener claro quién será su portero titular, apostó por Ortolá y al canterano azulgrana le tocó ajustar desde atrás mucho su línea de zagueros. Domingos Duarte y Pablo Marí, a la espera de lo que pueda suceder hasta el 1 de septiembre, aparentan ser la pareja de zagueros titular, pero el portugués lleva poco más de una semana en A Coruña y todavía necesita mayor compenetración. En cuanto al meta, está exhibiendo querencia por jugar el balón con el pie y capacidad de mando bajo los palos. El penalti detenido a Toché al filo del descanso, un punto más en su haber.

Fue la única ocasión en la que pudo mostrar sus condiciones, ya que en la anterior ocasión de serio peligro, protagonizada por Saúl Berjón en el minuto 8, el catalán poco más pudo hacer que ver cómo el balón se estrellaba contra el palo. Dos oportunidades del Oviedo para adelantarse en un primer tiempo en el que no supo concretar su dominio y mayor presencia en el partido ni con más ocasiones ni mucho menos con goles. Menos ofreció el Dépor: el acierto de Ortolá en el penalti, la seguridad que transmite Pablo Marí y un nuevo ejemplo de Krohn-Dehli de que va sobrado para Segunda.

Así, hubo que esperar hasta la segunda parte para ver algo más de fútbol y goles. El Dépor tiró de esa estrategia tan repetida por Natxo González, para adelantarse en el marcador. Pedro ejecuta un lanzamiento de falta al segundo palo, Pablo Marí la deja de cabeza al primero para que Domingos, también con la testa se estrene. Habían transcurrido quince minutos tras la reanudación y el Dépor mandaba. Mucho premio para lo hecho. Pero la Segunda también es eso: oportunismo.

Obviamente, no se conformó el Oviedo, que minutos después logró la igualada, también de cabeza para obtener el justo premio al trabajo realizado en un partido en el que, tras la expulsión de Edu Cortina, el Dépor echó el res

Ortolá no cree que el partido vaya a determinar la titularidad en la portería

Si hay un puesto sobre el que Natxo González ha reconocido que tiene muchas dudas a la hora de elegir a un jugador es la portería. No porque el nivel sea bajo, como sucedió la pasada temporada, sino porque el técnico entiende que tanto Dani Giménez como Adrián Ortolá dan la talla para situarse bajo los palos.

Ayer fue una nueva prueba. Le tocó al catalán y aprovechó su oportunidad deteniendo un penalti a Toché en el último segundo de la primera parte. Una acción que le satisface, pero que no cree que vaya a ser decisiva a la hora de que el entrenador se decante por uno u otro para la titularidad. «Traté de aguantarlo lo máximo posible y, bueno, conseguí detener el lanzamiento. Fue una acción más del juego en la que yo intento ayudar al equipo lo máximo posible para que, cuando comience la temporada, podamos sumar los máximos puntos posibles y lograr el objetivo», explicó el meta, antes de añadir que no está pendiente de lo que pueda pasar por la cabeza de Natxo González: «Solo trato de hacer mi trabajo y ayudar».

Y una de las maneras que tiene de ayudar es hablando mucho con su defensa. «Es mi forma de ser. Llevo toda mi vida haciendo lo mismo. No trato de mandar, sino de ayudar desde mi posición para tratar de corregir cosas que yo creo que pueden venirle bien al equipo. Mi único objetivo es ayudar», insiste.

Sobre el encuentro, entiende que el Deportivo «ha competido a muy buen nivel pese a que el campo era estrecho» y enfrente estaba un muy buen equipo como demostró ser el Oviedo.

Para Ortolá, el Dépor ha trabajado muy bien durante todo el verano y cree que a partir del próximo viernes se traducirá en buenos resultados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Queda mucho por trabajar