La difícil búsqueda de enero

El Dépor peina un mercado en el que solo 4 de sus últimos 21 fichajes siguieron 6 meses después


a coruña / la voz

Según pasan las jornadas, el Deportivo se aferra a la ventana de traspasos invernal como vía de salvación de la temporada. Hasta el 31 de enero a medianoche, el club coruñés tiene ante sí la crucial tarea de acertar con los ansiados refuerzos escogidos y variar el rumbo errático de fichajes invernales en los que se ha instalado en la última década. Diez años en los que el Dépor ha acudido a este mercado para solucionar problemas estructurales en sus plantillas, pero que rara vez pasaron de ser parches que no cumplieron las expectativas. El reto de Tino Fernández y su equipo de la parcela deportiva es mejorar las ediciones anteriores.

Los datos son esclarecedores; en los últimos diez años la entidad blanquiazul ha realizado veintiuna incorporaciones en el mercado de invierno, de las cuales, solamente cuatro superaron los seis meses de permanencia en A Coruña. Los restantes 17 abandonaron la nave blanquiazul a los seis meses de su aterrizaje. Celso Borges, Oriol Riera, Toché y Lopo fueron las excepciones que aterrizaron en el invierno coruñés y se mantuvieron en el equipo con la llegada del verano. Entre los que no se perpetuaron sobran ejemplos; desde Kakuta o Ola John como más recientes hasta Pepe Sand, Paulo Assunçao, Ifrán o Hélder Costa. Incluso hubo dos jugadores que pese a llegar en enero se fueron sin ni siquiera debutar con la blanquiazul; Javito, por temas burocráticos, y el central asturiano Borja López, por razones deportivas.

La inestabilidad y urgencias deportivas en los últimos siete años han provocado que el Deportivo se haya habituado a tener que acudir a este mercado de enero para apuntalar la plantilla para la consecución de objetivos. El invierno con más movimientos fue el del 2014. Con el club en Segunda División y pugnando su ascenso a Primera llegaron seis caras nuevas al equipo que dirigía Fernando Vázquez; cuatro al año siguiente con Víctor Fernández ya en Primera; y tres el pasado invierno con Gaizka Garitano para paliar la traumática marcha de Ryan Babel, pero ni Kakuta ni Ola John se acercaron al rendimiento del holandés.

También hubo quienes no permanecieron más de seis meses en el club pero rindieron y ayudaron con su rendimiento individual. El caso más paradigmático en los últimos tiempos fue el del sueco Christian Wilhelmsson, quien aterrizó en A Coruña el 31 de enero del 2008 en el primer año de Lotina y con el equipo en puestos de descenso. Tuvo un papel clave en el resurgir de un equipo que acabaría esa misma temporada clasificándose para la Europa League. Aunque menos destacado, un caso similar sería el del lateral portugués Silvio, quien llegó en enero del 2013 y fue importante para Fernando Vázquez en el lateral izquierdo, pese a que el Dépor acabaría descendiendo a Segunda.

El club busca jugadores que den estabilidad al proyecto y Celso Borges es el gran ejemplo, ya que cumple su cuarta temporada en A Coruña tras aterrizar en enero del 2015. Su regularidad le ha permitido rozar ya el centenar de participaciones como deportivista. Lopo también fue de los más estables. Tras firmar en Segunda en enero del 2014, estuvo dos temporadas más, aunque su protagonismo fue menguando hasta su tormentosa salida en el verano del 2016. Oriol Riera llegó en enero del 2015 y hasta el verano pasado se mantuvo en la disciplina herculina, aunque su último año estuvo cedido en el Osasuna. Toché fue el último con relativa estabilidad en el Dépor, con temporada y media en la entidad. Jugadores para asentarse, para dar estabilidad y que hagan carrera en el club, es la principal cuenta pendiente del Dépor con el invierno.

Tercer enero consecutivo incorporando un portero

Es la prioridad para la secretaría técnica del Deportivo en este mercado de invierno. El club blanquiazul centra sus esfuerzos en incorporar un meta de garantías que dé estabilidad a una temporada que está siendo un suplicio bajo palos, por donde ya han pasado hasta cuatro alternativas; Rubén Martínez, Pantilimon, Tyton y el joven Francis Uzoho.

Con la presumible incorporación de un portero, probablemente la próxima semana, el club cumpliría el tercer mercado invernal consecutivo fichando a un guardameta. Ya la pasada temporada la marcha de Rubén Martínez al Anderlecht propició la llegada del belga Davy Roef, quien apenas disputó un partido, en la última jornada, ante Las Palmas. Hace dos temporadas, la grave lesión de ligamentos y posterior recaída de Fabricio hizo que la dirección deportiva incorporase al veteranísimo Stipe Pletikosa en enero del 2016. El meta croata, con 37 años, llegó libre al Dépor y disputó dos partidos en sus seis meses en A Coruña, de donde se despidió con un buen encuentro ante el Real Madrid en la última jornada de Liga, donde recibió el reconocimiento de Riazor.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Tags
Comentarios

La difícil búsqueda de enero