Florin Andone: «Al final soy egoísta, pero lo justo»

El ariete rumano ambiciona «acabar bien estas jornadas para reventarla el año que viene»


A cada rato pasa por delante un compañero o un miembro del cuerpo técnico y Florin Andone detiene su plática para bromear o despedirse. Ha llegado con prisa, «que hay que ir a comer», pero al final pasa más de media hora enfrascado en largas respuestas. La conversación empieza con una reflexión sobre unas palabras de Juanfran, quien en sala de prensa ha pedido que el Dépor se salve por la vía indirecta, en El Molinón.

-Egoístamente, también me gustaría que el Sporting no ganara el sábado, y luego que el domingo le podamos brindar un buen partido a nuestra afición. Sería muy importante que la gente pudiese disfrutar y salir contenta. Nos tenemos que exigir tres partidos buenos y por orgullo sumar el máximo de puntos. En el fútbol desgraciadamente solo vale lo último que haces; hay que aprovecharlo y que en este final de temporada nos vean competir con intensidad y con orgullo.

-Hace justo dos años, al terminar un partido con el Córdoba proclamaba: «Soy malísimo y el equipo también». ¿Qué piensa del Andone de hoy y del Dépor?

-Que he madurado mucho. He aprendido. Soy mejor persona y mejor jugador. Y este equipo es mucho mejor que aquel Córdoba y tiene un vestuario mucho más sano. Aquí los factores personales y colectivos son buenos. Nos jugamos la reputación del Deportivo, y el Deportivo es un grande. Por nuestra gente tenemos que solucionar esto cuanto antes.

-En aquel Córdoba estaba Fede Cartabia, que jugará en el Dépor el próximo año y entonces fue uno de los más señalados.

-Con Fede la relación es buena. No tengo ni he tenido ningún problema con él. Es un jugador que me gusta, que no se esconde, que busca la pelota. Y aquí es querido así que espero que lo hagamos bien ahí arriba juntos. Me alegro de que haya firmado y deseo que venga cuanto antes.

-El Dépor está cerca de salvarse, pero las sensaciones son pésimas. ¿Cómo reenganchar a la gente?

-Vendrá una nueva temporada y las sensaciones serán distintas. Habrá gente nueva y también una nueva ilusión. Además, el míster tendrá tiempo para preparar al equipo. Para Pepe (Mel) ha sido difícil: llegó en una situación en la que tuvo varios partidos seguidos y no pudo siquiera exponer su método de trabajo. Poder trabajar otra vez desde los cimientos nos va a ayudar a todos.

-Los cimientos de este año no pintaban mal, y mire.

-A mí la plantilla me gusta mucho. Es completa y equilibrada. Claro que los jugadores son diferentes, pero es imposible formar un equipo en el que todos seamos iguales. Yo creo que se ha visto buen fútbol. Con Gaizka se ha visto buen fútbol y hemos perdido partidos por errores puntuales. Y con Pepe estamos jugando juntos y fuertes, pero la Primera no es fácil. Hay plantillones que se han ido a Segunda.

-Es que este año descender se ha puesto casi imposible.

-La permanencia más barata, sí. Pero también está siendo más tranquila. Hace dos años se peleó hasta la última jornada, el año pasado hasta la penúltima y en este, hasta la antepenúltima, seguro.

-Usted llegó con buen cartel ¿Está satisfecho de lo aportado?

-Lo he intentado desde el principio. Nunca me he escondido y he jugado muchos partidos, gracias a Dios y a los entrenadores que me han puesto. Llevo nueve goles, que no es una cifra alta pero tampoco es despreciable. Es difícil marcar en Primera y he tenido rachas muy malas, pero nunca he dejado de creer en mí y de trabajar; eso último no se me puede cuestionar. Al final a los delanteros nos van a juzgar por los goles y espero mejorar la cifra en los tres partidos que quedan, Dios me ayude. Tenía expectativas más altas a principio de temporada, pero si llego a los dos dígitos tampoco creo que sea una mala temporada de aprendizaje, mi primer año completo en Primera. Me pondría un seis y medio porque sé que puedo hacer más goles, pero en cuanto a trabajo no puedo dar más. He jugado estando muy jodido físicamente por querer ayudar.

-¿Ha sufrido más allá de lo físico?

-El fútbol es muy importante en mi vida. Pero muy, muy importante. Hasta mi novia me dice que a veces parece que no tengo 24 años. Ni una vez he salido de fiesta en los nueve meses que llevo aquí, por ejemplo. Eso es algo que no había hecho yo en mi vida. Siempre me he cuidado mucho, pero este año ha sido exagerado. La situación no invita a salir y yo soy una persona que se come la cabeza cuando no le salen las cosas. He tenido rachas muy largas sin gol y he llegado a casa muy rayado, se lo he hecho pasar mal a mi pareja, que es la que siempre está a mi lado. Creo que me estoy tomando esto de mala manera porque me centro mucho en el fútbol, todo es fútbol y más fútbol, y a veces cuando no me salen las cosas me vengo abajo. Pero en eso consiste también la vida, ¿no? Son rachas y sabes que al final va a salir el sol. Es inevitable que si trabajas y haces las cosas bien lleguen los resultados. Sé que puedo dar más, hacer más goles, y eso me ha comido por dentro, pero de todo se aprende. Ahora a ver si consigo acabar bien estas tres jornadas para reventarla el año que viene.

[Tanta seguridad provoca una sonrisa que Florin advierte]

-¡Lo digo en serio! Tengo muchísimas expectativas para el año que viene. Quiero crecer y hacer una gran temporada.

-Para redondear las cifras quizá le vendría bien tirar algún penalti.

-Son decisiones del entrenador que hay que entender. Claro que me gustaría tirarlos. No voy a mentir, me gustaría. Pero... Al final soy egoísta, pero lo justo, vamos. Busco que el equipo mejore y para eso puedo aportar más que asistencias y goles: trabajo, presión, implicación... Lo voy a dar todo. Que nadie espere maravillas de mí porque no las va a tener, pero esfuerzo... Eso siempre.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos
Comentarios

Florin Andone: «Al final soy egoísta, pero lo justo»