Dos regalos y mucho desquicio

El Dépor dejó escapar tres nuevos puntos de Riazor, incapaz de superar a un Leganés que no fue superior


a coruña / la voz

Cuando un equipo como el Deportivo, al que le cuesta hacer goles, deja de ser fuerte en defensa, lo normal es que se le escapen los puntos, por más que supere en fútbol a su rival o que haya merecido mejor suerte. Y fue lo que sucedió frente al Leganés. El Dépor fue superior durante mucho tiempo. Tuvo momentos de juego vistoso e incluso ofreció atisbos de crecimiento. Pero una pájara de seis minutos y un cierto desquiciamiento ante la permisividad arbitral con el rival acabaron por destrozarlo y sumirlo en la impotencia. 

Regalos

Los dos tantos llegaron tras enormes fallos defensivos. En apenas seis minutos el Deportivo encajó ayer tantos goles como en el resto de la temporada. Dos errores elementales de los zagueros propiciaron que el Leganés remontara un partido que tenía muy cuesta arriba. Hasta ese momento el rival no había dado muestras de que podía empatar siquiera el duelo. 

Salida del balón

Muchos problemas para jugar el balón desde atrás. La ausencia de Sidnei crea problemas al Deportivo. Y no ya por su ascendencia sobre los compañeros y su seguridad defensiva, ni siquiera por los despistes de los goles, sino a la hora de salir con el balón controlado.

El equipo blanquiazul volvió a tener ayer muchos problemas para jugar la pelota desde la defensa. Ni Albentosa, ni Arribas gozan de esa virtud y en diferentes jugadas y tras muchas indecisiones, al final le tocó a Germán Lux la tarea de sortear el balón hacia una zona poblada por atacantes no especialmente altos. En otras ocasiones, fue el central madrileño el que optó por el patadón hacia arriba, mientras que en las menos fue Mosquera el que trató de distribuir el juego. 

Los centros de Luisinho

Los laterales, en especial el luso, pusieron buenos balones a los hombres de ataque. En un equipo con buenos peloteros y una línea de medio campo y ataque como la del Deportivo, contar con dos laterales como Juanfran y Luisinho da un plus. Ayer, el portugués, en la primera parte principalmente, estuvo muy activo subiendo la banda y suyo fue el pase del gol de Borges. Pocos minutos después metió otro centro que a punto estuvo de convertirse en el segundo. 

ÁLBUM: Mira las puntuaciones del Dépor-Leganés

Creación

Perfecto entendimiento entre Çolak y Marlos Moreno. Al tercer partido en Riazor llegó la oportunidad para Emre Çolak, con el que el Deportivo dispuso de más opciones de ataque. No tiene la presencia física de Fayçal Fajr, pero ofrece un juego más vistoso y ayer incluso efectivo.

El exfutbolista del Galatasaray demostró, además, un perfecto entendimiento con el siempre activo y dispuesto Marlos Moreno, que se le ofreció en todo momento por la banda izquierda. De hecho, algunas de las mejores ocasiones del partido llegaron fruto de la conexión turco-colombiana. 

Cambios

Borja Valle como carrilero. Con todo perdido y pocos minutos para el final, Garitano buscó soluciones que pasaron por poblar más el mediocampo y retirar a un defensa. Con Luisinho hundido físicamente, improvisó a Borja Valle como lateral, pero no ganó la profundidad deseada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

Dos regalos y mucho desquicio