«Es una sangría lamentable»

Vázquez toma conciencia de los problemas a balón parado y empleará una defensa en zona


A Coruña / La Voz

Sotan Tanabe puso la última gota en el vaso de la paciencia de Fernando Vázquez. El japonés retrató por décima vez en 24 partidos la inconsistencia defensiva blanquiazul en las jugadas de estrategia. En este caso, a través de un saque de esquina que el futbolista del Sabadell remató en el primer palo anticipándose a Insua (que ya tenía otro jugador a su cargo).

La solidez del Deportivo se esfuma a balón parado, suerte en la que ha encajado casi el 60% de los tantos recibidos. «El problema ya lo teníamos. Y grave», proclamó ayer el míster en sala de prensa cuando se le preguntó si la escasa estatura de dos de los fichajes de invierno -Salomao y Rabello, presuntos titulares ambos- podría suponer un contratiempo frente a los córneres y faltas laterales (o frontales, que también se han dado casos) de las que disponga el rival.

Centrado en los córneres

«Es una sangría lamentable», concedió el técnico, que se mostró dispuesto a dedicar más tiempo a la estrategia y alterar lo dispuesto hasta ahora. «Especialmente en saques de esquina -detalló-. Estamos evaluando cambiar el sistema defensivo en esa situación. Lo vamos a intentar de otra manera porque esto no funciona».

Vázquez concedió incluso alguna pista sobre el sistema que vendrá: «Será zonal, lo más probable. Lo prepararemos y a ver si funciona». Hasta ahora, el Dépor había apostado por una acción combinada dentro de su área. Algunos futbolistas ocupaban posiciones fijas y otros perseguían a los principales rematadores del oponente.

El método deparó un fiasco frente al Córdoba, Murcia, Zaragoza, Tenerife, Mallorca, Numancia, Las Palmas y (el pasado sábado) el Sabadell. En las marcas individuales han errado por turnos Wilk (tanto de Carlos Ruiz en el Heliodoro); Seoane (anotó Víctor para los maños); Bergantiños (sufrió un calvario contra los sorianos) e Insua.

Falta de centímetros

El de Arzúa era precisamente el jugador de más estatura en el once local del último encuentro en Riazor. El 1,85 del canterano le lleva a superar por poco a Borja. Wilk, Seo y Juando eran los otros tres titulares que superaban (por un pelo) el metro ochenta. Evidente falta de centímetros acentuada en esa cita por la ausencia de Marchena (1,82) y que podría paliar la incorporación de Alberto Lopo, que con 1,86 se convierte en el techo blanquiazul.

Escasez de estatura que Vázquez deberá paliar a toda prisa. El Murcia es de los que exprimen la estrategia (así sacó tres puntos de Riazor). «Parecía muy fuerte en ese sentido a principio de temporada y ha perdido un poco -explicó ayer el técnico-. Pero es un equipo que ensaya a conciencia ese tipo de situaciones y tenemos que estar preparados».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

«Es una sangría lamentable»