Excusas de mal pagador

Lendoiro justifica de forma burda la generación de una deuda que lleva al Deportivo al concurso


Redacción / La Voz

El Deportivo está abocado a solicitar el concurso de acreedores en los próximos días. Lendoiro, que se reunió ayer en los vestuarios de Riazor con la plantilla, el cuerpo técnico y Luis Rubiales, presidente de la Asociación de Futbolistas Españoles, anunció, en una rueda de prensa en la que impidió el acceso a los periodistas de La Voz de Galicia, que antes de final de año se sabrá si el club evita o no su entrada en el concurso. El Deportivo disponía de cuatro meses para buscar un acuerdo con la Agencia Tributaria y el resto de acreedores para tratar de evitar el concurso, pero nada parece haber cambiado después desde que el 8 de noviembre solicitara el preconcurso. Al igual que ese día, ayer Lendoiro eludió cualquier responsabilidad sobre la delicada situación económica del Deportivo y reclamó un trato igualatorio, pero continuó sin aclarar la deuda con Hacienda, afirmó que quiere pagar a todos los acreedores y responsabilizó de la situación al querer ganar títulos y al descenso a Segunda, aunque, insistió con argumentos burdos, vagos e insuficientes, que el club es viable, «incluso en Segunda División».

Los acreedores

Lo que dice Lendoiro: «Deseamos que cada uno cobre lo que le corresponde cobrar»

La realidad: Mantiene impagos de hace más de diez años. Su gestión ha generado el embargo de Hacienda y tiene otros por 6 millones de euros. Retrasar los pagos y multiplicar los pleitos ha sido una constante.

Lendoiro insistió ayer en la voluntad de pagar a todos sus acreedores. Cree que el club es viable, aunque «el problema surge cuando todos quieren cobrar a la vez». Elaboró un presupuesto en el que se contemplaba un contrato televisivo «de unos 18 millones, in crescendo» y un sobrante anual «de 8 a 10 millones para pagar la deuda». Pretende solucionar con unos ingresos que calcula en 40 millones una situación que él mismo generó en Liga de Campeones y con presupuestos que rozaban los 100 millones. Una voluntad de pagar que se contradice con los problemas que ha tenido la firma Mondo Ibérica, que recurrió a la petición de concurso en pasado 31 de julio, para cobrar una deuda generada en el 2003. Una estrategia del impago que además ha generado continuos procesos judiciales e intereses de demora. Entre los últimos casos, la demanda de Lotina o las sentencias (ambas recurridas) por las denuncias de Lopo o Juan Rodríguez. Casi diez años después de que Munúa llegara al Deportivo, el Nacional de Montevideo sigue queriendo cobrar 1,2 millones y el Mallorca, 300.000 euros por la venta de Luque en el 2002. Por el camino, interminables procesos judiciales, como el del Toro Acuña, Djorovic, deuda con el Atlas por Colotto y Guardado, el caso Vecindario. El impago ha sido su estrategia.

Concurso de acreedores

Lo que dice Lendoiro: «Sería una derrota para las personas a las que debes. Queremos pagar todo, sobre todo a acreedores pequeños».

La realidad: El concurso es una obligación para buscar la viabilidad cuando no se pueden afrontar los pagos, no una treta. En concurso, también se puede pagar el total de la deuda.

Lendoiro señaló ayer que entrar en concurso «sería una derrota para las personas a las que debes, pero no para el Deportivo. Tampoco una victoria, porque no es lo que deseamos». Mes y medio atrás, lo calificaba de vergüenza, además de una treta poco ética y carente de moral. Entonces, y ahora, se resistía: «Queremos pagar, sobre todo a acreedores pequeños». En concurso, puede aceptar un convenio de acreedores sin quita, es decir pagar todo. Así lo ha hecho el Murcia y lo mismo firmó el Córdoba si en los próximos años asciende a Primera. Oculta Lendoiro que acogerse al concurso es una obligación cuando, como en este caso, existen «embargos por ejecuciones pendientes que afecten de una manera general al patrimonio deudor» (punto 2 del Artículo 2).

Trato discriminatorio

Lo que dice Lendoiro: «Queremos el mismo trato que se ha dado a otros, incluso en el ámbito gallego».

La realidad: El Celta llegó a un acuerdo tras entrar en concurso, algo que Lendoiro aún no ha hecho.

Lendoiro reclamó para el Deportivo «un trato igualitario», sobre todo en sus relaciones con Hacienda. «Eso -aseguró- nos daría las posibilidades de no entrar en concurso y pagar a todos». No dice Lendoiro que el Celta y alguno de los clubes a los que se ha referido en alguna ocasión, se acogieron al concurso, algo que el Deportivo aún no ha hecho. La administración concursal del Celta cuantificó en 69 millones de euros la deuda: 33 a Hacienda (20 de principal) y 20,5 a Caixanova. El club vigués paga a la Agencia Tributaria 22 (los 11 restantes fueron al convenio); Caixanova cobra 7, capitaliza 5,5 y 8 van al convenio. La quita del 85 afectó a a 34,7 millones; el resto (35) hay que pagarlo.

Deuda con Hacienda

Lo que dice Lendoiro: «No sabemos lo que debemos, solo nos enseñan unos listados de cosas».

La realidad: Según las cuentas, a 30 de junio debía 36,9 millones. A día de hoy, la deuda con Hacienda supera los 70 millones.

Lendoiro no cuantificó la deuda con la Agencia Tributaria, solo se refirió a la total - «más o menos 100 millones»-. Aseguró que no tenía datos, «solo unos listados». A día de hoy, se sitúa en unos 70 millones de euros de principal más intereses, con lo que podría alcanzar los noventa. Como todos los contribuyentes, Lendoiro sabe que puede solicitar un certificado de deuda a la Agencia Tributaria en cualquier momento.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos

Excusas de mal pagador