«La persecución al humor se ha ido de madre»

El cómico madrileño Alberto Casado copresenta en La 2 el espacio de humor «Ese programa del que usted me habla»

Casado junto a sus compañeras de programa Marta Flich y María Gómez
Casado junto a sus compañeras de programa Marta Flich y María Gómez RTVE

madrid / colpisa

Conocido por Sé lo que hicisteis años atrás, y ahora por la irrupción de Pantomima Full, Alberto Casado (Madrid, 35 años) es uno de los presentadores de Ese programa del que usted me habla, nuevo espacio dedicado al humor que La 2 emite de lunes a viernes a las 21.30 horas. «Me gustaría que le aportase a la gente otro punto de vista, que no sea algo que ya haya visto», comenta.   

-¿Tenía ganas de volver a la tele?

-Hombre, mola, pero si me hubiesen llamado de cualquier cosa, no hubiese dicho que sí por el hecho de volver a la tele. Tenía ganas siempre que fuese con un programa parecido a este.

-¿Cómo surgió Pantomima Full?

-Surgió porque tenemos una obra de teatro que se llama así, y cuando vimos que no había mucho público, decidimos crear unos vídeos que se hiciesen virales para que la gente conociese un poco más la marca y empezase a venir a verlo. Y resulta que los vídeos nos salieron muy bien y los vio mucha gente. Pensábamos simplemente en que se compartiesen un poco, pero a los pocos meses de sacarlo ya se convirtió en nuestro trabajo.

-¿Cómo vive las polémicas del mundo del humor?

-Se ha convertido en algo que le puede tocar a cualquiera en cualquier momento. Creo que se ha ido un poco de madre la persecución a un comentario gracioso, ya sea por meterte con una bandera o con lo que sea. Qué más da, es una persona haciendo un chiste. Que eso llegue a un juzgado, a amenazas o a que gente intente boicotear un show, me parece lamentable. Y es una pena. Lo vivo sabiendo que en cualquier momento me puede tocar, pero también con la relajación de seguir haciendo lo que me dé la gana, y si me pasa, pues me aguantaré, y preguntaré a Dani [Mateo] y a Róber [Bodegas] cómo gestionarlo. Ya está. Son así ahora las cosas y espero que en algún momento se relajen.  

-¿Le afecta a la hora de crear?

-No, la verdad es que no. Cuando hacemos vídeos de Pantomima o vamos a La resistencia, hacemos lo que nos hace gracia. Hay veces que recibes unos comentarios que dicen: «Lo que han dicho estos, qué burrada», y otras que se va más de madre y te acaba pasando como a Dani Mateo o como a Bodegas, pero como estés pensando en si vas a molestar, no haces nada. Si nadie se atreve a salirse nunca del tiesto, acabaría siendo todo muy aburrido.  

-¿Cree que a veces los líos llegan por casualidad?

-Sí, sí. Totalmente. Vives en cierta manera con la relajación de que hay un poco de lotería en esto. Puede que me toque por un comentario que hice hace un año o por uno que haga pasado mañana sin mala intención, pero que de repente se empiece a rular por Twitter y la gente diga que soy gentuza.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

«La persecución al humor se ha ido de madre»