Óscar Pedraza: «Esta comedia tiene diálogos ácidos, retranca y momentos dramáticos»

La serie cuenta con varias escenas subacuáticas grabadas por los propios actores


redacción / la voz

Para Óscar Pedraza, director de Viradeira, la nueva comedia coral de Voz Audiovisual para TVG supuso un reto en muchos aspectos.

-¿Qué le atrajo de «Viradeira»?

-Me encantaron los personajes y lo bien construido que estaba el guion, todos los personajes me parecieron entrañables. También tiene muchos retos técnicos, el primero de ellos el rodaje en un pecio hundido en las aguas de Galicia.

-¿Cómo fueron las grabaciones subacuáticas?

-En esta serie el mar está muy presente y había que mojarse, nunca mejor dicho, y bajar a rodar con actores. Nos planteamos trabajar con dobles, pero para mí era muy interesante ver a Sabela Arán o Adrián Castiñeiras buceando a quince metros. No todos los actores son capaces de hacerlo. A través de la colaboración con el club de buceo Nauga descubrimos que eran capaces. Me saqué el curso de buceo porque quería estar con ellos en el agua para experimentar el frío, el miedo y tener una comunicación de tú a tú. Fue una suerte rodar esas escenas, porque se dan momentos que no puedes encontrar en ninguna otra serie.

-La serie es una reivindicación de la comedia coral.

-Para mí era un reto hacer comedia y, además, en gallego, que tiene una idiosincrasia muy personal. Tiene diálogos ácidos, retranca, momento dramáticos y la gente la va a disfrutar. Es una serie que yo vería. Intentamos recuperar las comedias esperpénticas de antaño, con ese aire retro en la puesta en escena.

-Usted dibuja previamente un «storyboard» con cada escena de la serie. ¿Qué le aporta?

-Es una herramienta muy útil que me ayuda a poner en papel lo que tengo en mi cabeza y saber si va a funcionar en pantalla. Es además una excelente manera de comunicarte con el equipo, porque de un vistazo pueden ver en una especie cómic aquello que quieres. Lleva mucho tiempo hacerlo, pero me compensa, porque prefiero llevar las secuencias muy preparadas.

De «Tierra de lobos» a «El final del camino» y «Urxencia cero»

El director Óscar Pedraza (Zamora, 1977) tuvo claro desde los seis años que quería dedicarse al mundo del cine y la televisión. «Mi padre también es del gremio y no me recomendaba dedicarme a un trabajo tan inestable como este», recuerda. A los 16 empezó a familiarizarse con las cámaras en una televisión local y a hacer cortos con sus amigos al mismo tiempo que acompañaba a su padre a los rodajes profesionales. «Me fui a Madrid, me llamaron de meritorio para empezar en un rodaje llevando cafés y ya me quedé», cuenta ahora. A aquello le siguieron veinte años como ayudante de dirección en numerosas producciones, entre ellas Cuéntame o trabajos donde pudo ver en acción a estrellas como Fernando Fernán Gómez o José Luis López Vázquez. Trabajó en series como Acusados y Hermanos y películas como Perdona si te llamo amor

En el 2011, debutó como director en la serie Tierra de lobos (Telecinco), de la que guarda un recuerdo especial. También se puso al frente de ficciones como El final del camino y Urxencia cero. «A nivel personal disfruté mucho de Urxencia cero por la buena sintonía que hubo con el equipo y Viradeira también la estoy disfrutando», afirma.

Realización a dúo con Jorge Saavedra

Óscar Pedraza comparte la realización de Viradeira con el también director Jorge Saavedra. «En una serie siempre es necesario que haya varios directores, porque uno solo no podría con todo el trabajo -subraya-. En ese sentido, el trabajo con Jorge es una gozada, porque estuvimos de acuerdo desde el primer momento en el tono y la forma de afrontar el proyecto. De eso depende la serie, porque en televisión no debe haber autoría. La dirección aquí está al servicio del guion y de los actores».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Óscar Pedraza: «Esta comedia tiene diálogos ácidos, retranca y momentos dramáticos»