Toñi, Toño y viceversa


Es domingo por la tarde y la opción de la televisión en abierto se cierra en dos bandas: un bodrio de película o el documental de La 2 sobre animales. Escojo el documental, pero a los quince minutos algo me dice que tal vez la parrilla haya cambiado. Pruebo de nuevo y veo que sigue el bodrio de película en la misma cadena, pero en Telecinco está Toñi Moreno con su nuevo programa. ¿Le damos una oportunidad? Un minuto, dos minutos y mientras contengo la respiración, como una prueba más de superación a lo Supervivientes, en la pantalla se descubre Toñi entrevistando a Toño Sanchís, el exrepresentante de Belén Esteban, que puntualmente es reclamado en Telecinco como un ser con algo que decir. No hay nada que hacer más que pararse a pensar. Lo pienso. No sé en qué momento la televisión en abierto nos ha hecho apuntar el mando a otras plataformas y a consumir ofertas a la carta, pero, visto el percal, está claro que algún interés deben haber tenido en que todos nos hayamos hecho seriéfilos y adictos a otro tipo de fórmulas de entretenimiento más exigente. Tiene que ser esa la explicación para que un domingo -y pensando en todos nosotros- su apuesta se reduzca a una peli y al cansino esquema de Toñi, Toño y viceversa que no convence ni a los seguidores de María Teresa. El mando me pide más. Elijo serie: ya está aquí el capítulo 5 de Genius sobre Einstein. Qué acierto. El tiempo es relativo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

Toñi, Toño y viceversa