Enganchados al documental


Algunos creen que cualquier espectador que se siente a ver un documental sobre el caso Asunta es ya de por sí un morboso. De la misma manera que sería un morboso si leyese cualquier detalle sobre el caso. A esos es difícil convencerlos de lo contrario, así que no voy ni siquiera a intentarlo. Lo que sí me parece es que la producción que ha hecho Bambú sobre este suceso ha conseguido enganchar a la audiencia con el rigor que aporta el testimonio humano. Sobre todo de los guardias civiles que de primera mano atendieron en esas horas iniciales al matrimonio Basterra-Porto. El relato de los hechos en primera persona, las reacciones de la pareja, la forma en que se comportaron en todo momento -cuando les dan la noticia, cuando los detienen, cuando los encierran, cuando hablan entre ellos- añade un valor al documental que, en lugar de sembrar dudas al espectador, le ayudan a componer algunas piezas del puzle de esta historia. Resulta más complicado pensar que alguien con el material que nos facilita el equipo de Ramón Campos ponga en tela de juicio la sentencia, y es verdad que tal vez el propio título, Lo que la verdad esconde, genera más confusión de la necesaria. Pero que Porto y Basterra sean culpables no le resta interés a este gran trabajo para ayudar a aproximarnos a la única respuesta que esperamos de ambos: ¿por qué?

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Enganchados al documental