Los cambiazos de actores más descarados de la televisión

«Cuéntame como pasó» regresó la semana pasada a la parrilla con un rostro nuevo encarnando a la pequeña de los Alcántara. No es la primera vez que un miembro de la familia muda de piel

Cuéntame.Irene Visedo y Pilar Punzano interpretaron a Inés, la hermana mayor de «Cuéntame»
Irene Visedo y Pilar Punzano interpretaron a Inés, la hermana mayor de «Cuéntame»

Redacción

No todas las series pueden ser como Doctor Who. La ficción británica ostenta, por la naturaleza de su historia, el título de longevidad absoluta. El hecho de que su personaje principal, una suerte de científico que burla el tiempo y el espacio a bordo de su nave, pueda reencarnarse en otra persona cuando se encuentra próximo a la muerte ha dado tal manga ancha a sus productores que, desde que se emitió el primer capítulo, en el año 1963, doce han sido ya los actores que se han puesto en la piel del Doctor, regalándole a la serie un nuevo balón de oxígeno con cada metamorfosis que garantizaba durante algún tiempo más su permanencia en la parrilla. Sin una justificación similar que explique por qué un personaje termina un capítulo con un rostro y comienza el siguiente con otro, los cambiazos televisivos son una chapuza que, si son capaces de conseguir una transición delicada, pueden llegar incluso a pasar desapercibidos, pero que, en la mayoría de los casos, descolocan tanto al espectador que se convierten en grandes clásicos.

El tema de las suplantaciones de identidad en las ficciones de la pequeña pantalla volvió a acaparar la semana pasada todas las conversaciones -sobre todo en las redes sociales- cuando Cuéntame como pasó arrancó su decimoquinta temporada con una nueva María Alcántara. Paula Gallego, natural de Ferrol, es ya la tercera actriz que interpreta a la pequeña de la familia más querida de TVE, que en el 2010, experta en mudar la piel de sus personajes, apareció en antena con una nueva intérprete en el papel de Inés. Hasta entonces Irene Visedo encarnaba a la hermana mayor de la familia. Con la temporada número doce llegó Pilar Punzano, con la que guarda gran parecido físico, para tomar su relevo como si nada hubiese pasado.

Algunos llaman a este fenómeno tan poco sutil Síndrome de Darrin, en referencia al papel de Darrin Stephens, de la serie Embrujada, interpretado por Dick York, que en 1969 fue reemplazado, por problemas de salud, por Dick Sargent. Este trueque marcó el pistoletazo de salida a una serie de descarados cambios, liderados por el caso de Harriet Winslow de la serie Cosas de Casa y de la tía Viv, de El Príncipe de Bel-Air. Janet Hubert-Whitten, que encarnaba a la esposa del tío Phil en la serie protagonizada por Will Smith, fue despedida por razones que nunca quedaron del todo claras. Algunos mantienen que su embarazo propició que prescindiesen de ella y otros, que mantenía una mala relación con el actor y también rapero estadounidense. La cuestión es que, de un capítulo para otro, la popular tía Viv pasó a estar interpretada por Daphne Maxwell Reid. Para este cambiazo la serie se agarró a un poco ingenioso recurso, incorporando en el guión, en boca de Jazz, la siguiente frase: «¿Sabe, señora Banks? Está usted muy cambiada desde que dio a luz a Nicky».

La serie Dallas también experimentó un doble Síndrome de Darrin con efecto búmeran. La actriz Barbara Bel Geddes fue durante años la matriarca de la familia Ewing. Donna Reed la sustituyó durante una temporada por razones de salud. Una vez recuperada, la actriz original volvió a ponerse al frente de su papel. Algo parecido sucedió en Los vigilantes de la playa. Hobie, el hijo de Mitch Buchanan, cambió de cara entre la primera y la segunda temporada. Brandon Call le dio vida en la entrega inicial y Jeremy Jackson se hizo cargo del papel el resto de la serie.

Una de las elecciones más desafortunadas fue la del actor que en la serie Menudo es mi padre tuvo que sustituir a Daniel Guzmán en las carnes de Juanvi. Borja Elgea, que no se parecía en nada al original, fue el escogido para el papel. En la serie Hermanos de leche, del año 1996, intentaron colar al Gran Wyoming por Juan Echanove recurriendo a una operación de estética cuando este rechazó una oferta para seguir formando parte del reparto. En Compañeros, el hijo de Marisa (Beatriz Carvajal) fue interpretado hasta por tres actores distintos -Jorge San José, Juanjo Ballesta y Daniel Esparza- y en la ficción Motivos personales, protagonizada por Concha Velasco, colocaron a Alex González como sustituto de Miguel Ángel Silvestre cuando el actor, que más tarde pasaría a ser conocido como el Duque, se descolgó del rodaje para concentrarse en un proyecto distinto.

El audiovisual gallego también cuenta con su Darrins particulares. Tuto Vázquez, que interpretaba al personaje de Don Crisanto en Padre Casares tuvo que ser reemplazado por Gonzalo Rei Chao a principios del 2008 debido al cáncer que padecía y del que falleció en abril del 2010. Pratos Combinados prescindió de un capítulo a otro con un poco más de puntería de Cristina Castaño, que había fichado por Al salir de clase, para colocar en su lugar a María Castro, actriz que asumió el papel de Paula Barreiro hasta el 2006.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
27 votos

Los cambiazos de actores más descarados de la televisión