El programa más controvertido


Ni el Año Nuevo ha logrado conceder una tregua a los muchos críticos que atesora desde agosto el programa Entre todos, de TVE, una fórmula vespertina que aspiraba a convertirse en una red social de cooperación pero que ha resultado ser, a ojos de sus detractores, un espacio que sustituye los derechos sociales por la caridad y que convierte en espectáculo la desgracia ajena. Oposición, prensa extranjera -léase, Le Figaro-, Consejo General del Trabajo Social y hasta la defensora del espectador del ente han mirado con lupa este excesivo formato en el que se pide colaboración a los ciudadanos para paliar los dramas que deja la crisis, sin cuestionarse el porqué de tamañas situaciones. Un vacío que centra uno de sus principales reproches. Del Estado, y de una televisión pública, se espera justicia social, no limosna.

De confirmarse lo publicado en algunos foros, las suspicacias habrían llegado a miembros del Gobierno, molestos por la imagen, supuestamente engañosa, que vierte a nivel internacional, con instantáneas de miseria y necesidades no aptas para la ingenua marca España, que aún cotiza a la baja. No pesaría tanto que el espacio no atenúe la pérdida de credibilidad del ente como que las desgracias ya no sean de consumo interno.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

El programa más controvertido