ribeira / la voz

Cualquier lugar es bueno para aprender, aunque siempre es mejor trabajar sobre el terreno para que la lección quede bien asimilada. Eso fue precisamente lo que hicieron ayer cerca de 200 alumnos de tercero de primaria de los colegios Salustiano Rey y Pilar Maestú de A Pobra, y de los CEIP de Escarabote, Praia Xardín, Santa Baia, Santa María do Mar y Cespón de Boiro, que se enfundaron sus guantes, viseras y chalecos para llevar a cabo una profunda limpieza de varios arenales coincidiendo con la celebración del Día Internacional de los Océanos.

Esta salida, que fue muy bien recibida por los pequeños después de un año escolar un poco atípico por el covid, se enmarca dentro del programa LudiEduca que impulsa la Cruz Roja con la colaboración de la empresa Jealsa, y que permitió retirar de las playas gran cantidad de basura, desde plásticos y restos de redes, hasta colillas, maderos o papeles.

En cada centro educativo se completó la iniciativa con otras actividades paralelas. Así en el Santa María do Castro se acabó haciendo un debate en el que los alumnos reflexionaron sobre lo que más les llamó la atención y de como con pequeños gestos se puede ayudar a cuidar el medio ambiente. Además de recoger los desperdicios y clasificarlos, los alumnos del colegio Salustiano Rey de A Pobra también aprovecharon esta excursión fuera del colegio para sacar su vena artística, «y con conchas, piedras y algas hicieron varios colajes sobre la arena imitando a los de Maruja Mallo con los que trabajamos en clase», explicó la profesora Jose Pacheco.

Vehículo de transmisión

«No tenemos otro planeta y hay que cuidarlo, por eso es importante que los más pequeños no solo aprendan a no tirar basura y a cuidar el medio ambiente, sino que también se conviertan en el mejor vehículo de transmisión en los hogares, para que toda la familia siga su ejemplo», explicó ayer Margarita Hermo, directora de Relaciones Institucionales de Jealsa, que recordó que la educación ambiental es uno de los ejes en los que se trabaja con LudiEduca, una iniciativa que se incluye dentro de su programa de responsabilidad social corporativa We Sea.

Por su parte, Lorena Resúa, organizadora del proyecto en la Cruz Roja, quiso destacar que «las campañas de reforestación, limpieza de playas, talleres de reciclaje y otras actividades participativas son la mejor forma de sensibilizar a los más pequeños y sentar las bases para, entre todos, construir la sociedad del mañana».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Cuando la playa se convierte en la mejor aula para aprender a cuidar los océanos