Madrid adapta los puertos de Burela y Celeiro para recibir pesqueros británicos

Aunque sin arancel, los productos tendrán que pasar por Sanidad y Aduanas


redacción

Después de la teoría y la lectura de la letra pequeña, llega la cuestión práctica. El Ministerio de Agricultura y Pesca analizó ayer con el sector los cambios que traerá la desconexión británica en la operativa de los pesqueros que faenan en Gran Sol.

Para empezar, necesitan disponer de una licencia para acceder a las aguas británicas, permiso que antes no precisaban, y que a día de hoy no tienen. El director general de Ordenación Pesquera, Ignacio Gandarias, trató de tranquilizar a la flota al trasladarle que ya el pasado 17 de diciembre España facilitó a la Comisión Europea el listado de embarcaciones españolas interesadas en faenar en esas aguas que van a ser de soberanía británica. Asimismo, explicó que «ya están preparadas las autorizaciones correspondientes» y que estas «serán remitidas de forma inmediata a las asociaciones una vez que se reciba la conformidad del Reino Unido».

En el sector esperan recibirlas entre hoy y mañana, de otro modo, los barcos tendrían que abandonar la zona y desplazarse a otro punto del caladero. Porque eso sí, como recalcó el mismo Gandarias, «los buques necesitarán dichas licencias para entrar o faenar en aguas del Reino Unido a partir del próximo 1 de enero».

Otro cambio a partir de esa fecha es que la mercancía británica que se reciba en España será tratada como la de cualquier otro tercer país, al igual que la española que se descargue en el Reino Unido. Es decir, que aunque no se apliquen aranceles para la venta en ambos territorios, el pescado sí que tendrá que pasar el control de Sanidad Exterior y de Aduanas. De esta manera, la flota gallega que descarga en puertos británicos para enviar la mercancía por carretera tendrá que observar las normas en materia de Sanidad Exterior, «para lo que deberán obtener el certificado sanitario de las autoridades británicas para su posterior transporte a cualquier Estado de la UE».

Gallegos con bandera británica

Del mismo modo, los buques de bandera británica que desembarquen en puertos españoles -como es el caso de medio centenar de barcos de capital gallego que lucen la Union Jack- deberán remitir con antelación suficiente el certificado de capturas emitido por las autoridades del Reino Unido, según exige el reglamento contra la pesca ilegal.

Pero no todos los puertos están habilitados para recibir pescado procedente del extranjero. Era el caso de los de Celeiro y Burela, a los que Madrid les ha aplicado una exención. El Consejo de Ministros de ayer aprobó la inclusión de ambos puertos, junto con el de Pasajes y otros dos en Canarias, en la lista de terminales marítimas en las que pueden descargar buques del Reino Unido, una relación que no se modificaba desde hace 10 años. Así, aunque ninguno de los nuevos tiene puesto de inspección fronteriza (PIF), se permite la carga, descarga y transbordo de productos pesqueros.

«Non se cumpriron os presaxios máis pesimistas», dice Gonzalo Caballero

El secretario xeral del PSdeG- PSOE, Gonzalo Caballero, vio la botella medio llena a la hora de valorar el resultado del pacto con el Reino Unido para la flota gallega: «Existe un consenso sobre que non se cumpriron os presaxios máis pesimistas», subrayó. Caballero admite que habrá «cambios» para las dos partes, pero ve positivo que se evitara «o escenario de non acadar acordo», que sería mucho más perjudicial. Con todo, llamó a acelerar las compensaciones a través del fondo de reserva del brexit.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Madrid adapta los puertos de Burela y Celeiro para recibir pesqueros británicos