Un tercio de las personas que pidieron la eutanasia en España
murieron antes de tener respuesta

la voz AGENCIAS

SOCIEDAD

istock

Desde su entrada en vigor la solicitaron un total de 749 personas y se les concedió a 363, solo 21 de ellas en Galicia

21 dic 2023 . Actualizado a las 05:00 h.

El Ministerio de Sanidad hizo público este miércoles el balance de la ley de la eutanasia en España, desde su entrada en vigor, en junio del 2021, hasta diciembre del 2022. Según este organismo, un total de 746 personas solicitaron la prestación de ayuda para morir en el primer año y medio en vigor de la ley y a 363 (el 48 por ciento) les fue concedida, aunque un tercio falleció antes de que se resolviera su petición.

Según los últimos datos del Informe de Evaluación Anual 2022 sobre la Prestación de Ayuda para Morir que compartió a última hora de ayer el citado ministerio, en el 2022 se registraron a nivel nacional 576 solicitudes, de las que acabaron aceptándose la mitad, un total de 288.

En el caso de Galicia, los datos del 2022 del informe del ministerio reflejan que se recibieron 17 solicitudes de las que siete fueron aceptadas, el 44 por ciento. Aunque, según informó recientemente la Consellería de Sanidade, el número de solicitudes formalizadas en nuestra comunidad, desde la entrada en vigor de la ley ascienden a 58, de las que, a junio de este año, 21 contaron con informe favorable.

En España, en el 2021, el primer año de aplicación de la ley de regulación de la eutanasia, se contabilizaron en total 173 solicitudes y se admitieron 75, si bien hay que tener en cuenta que estas cifras corresponden al segundo semestre, ya que la normativa entró en vigor en junio.

Según el citado informe, la mayor parte de los solicitantes reclamó que la eutanasia les fuese administrada por parte del equipo sanitario y un 14 % se acogió al programa de donación de órganos, de acuerdo al protocolo específico establecido, y gracias a su generosidad, 135 pacientes pudieron ser trasplantados.

Además, según los datos de Sanidad, las prestaciones realizadas hasta el momento se han hecho de forma preferente en el ámbito de la Atención Primaria y de la sanidad pública.

El número de solicitudes denegadas fue inferior al 20 %, aunque de ellas un tercio acabó siendo estimada tras las correspondientes reclamaciones ante las comisiones de garantías y evaluación de eutanasia (CGyE), órgano administrativo encargado de verificar el cumplimiento de la ley en su ámbito territorial, así como de autorizar la aplicación de la prestación de ayuda a morir.

El perfil solicitante

El perfil de las personas que solicitan en España ayuda para morir es el de una persona de entre 60 y 80 años, con enfermedades graves de tipo neurológico u oncológico. En Galicia, según informó la Consellería hace un mes, las peticiones más numerosas son de personas de los grupos de 50 a 59 años y de 70 a 79 años. El 58,6 % fueron realizadas por hombres frente al 41,4 % correspondientes a mujeres. La patología más frecuente que motivó la petición fue la neurológica (50 %), seguida de la oncológica (31 %).