El CHUO lidera un ensayo clínico para determinar los síntomas del covid persistente

María Cobas Vázquez
maría cobas OURENSE / LA VOZ

SOCIEDAD

El CHUO lidera el proyecto Coperia de covid persistente
El CHUO lidera el proyecto Coperia de covid persistente Lolita Vázquez

El proyecto Coperia incluye dos aplicaciones para móvil para la rehabilitación física y cognitiva de los pacientes afectados

01 dic 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

La mayoría de los pacientes que desde el inicio de la pandemia se han infectado del coronavirus pueden hablar de ello en pasado. Unos diciendo que ni se enteraron y otros que vieron su peor cara, incluso con ingresos en la uci, pero todo quedó atrás. Por contra, entre un 10 y un 15 % arrastran secuelas más allá de dos meses. Hablan de fatiga, disnea, confusión, disfunción cognitiva, ansiedad, diarrea... Hasta 300 síntomas diferentes y la mayoría refieren una treintena.

En un primer momento aquello no tenía nombre, pero ya en octubre del 2020 la Organización Mundial de la Salud habló de efectos a largo plazo y un año más tarde creó una definición consensuada. Dice que es gente que sufre una serie de síntomas tres meses después de infectarse y que estos duran más de dos. Es el covid persistente —también denominado long covid—, un diagnóstico al que se llega después de descartar cualquier otra dolencia. «No tenemos pruebas complementarias», reconocía la jefa de Medicina Interna del CHUO, María Bustillo, en la presentación de Coperia, un proyecto de inteligencia artificial —en el que están implicados el hospital, la Universidade de Vigo y varias empresas tecnológicas — que busca revertir esa situación. El gerente del área sanitaria de Ourense, Verín y Valdeorras, Félix Rubial, destacó que es fruto de la cooperación de muchos profesionales y que pivota sobre tres ejes: el asistencial, el científico y el tecnológico.

Uno de los principales objetivos es «dar solución en el diagnóstico», según Bustillo; que existan una serie de parámetros medibles en pruebas que permitan determinar que un paciente tiene covid persistente. Eso también permitirá avanzar en el diseño de un tratamiento eficaz. «Se postulan los antivirales», remarcó Bustillo, que explicó que recurren a aportes nutricionales y al tratamiento de los síntomas.

«Queremos validar unha plataforma para o diagnóstico dos pacientes», resumía el psiquiatra del Hospital de Ourense e investigador Alexandre García Caballero, impulsor del proyecto. «A ver se coa intelixencia artificial axudamos», avanzaba. La forma elegida es someter a los pacientes a ejercicio físico y a pruebas de estrés para medir sus reacciones, desde la variabilidad cardíaca a la voz e incluso analizando su saliva. «Con todos os datos faise un procesamento dos sinais, que vai ter un peso determinado», avanzó. De ese análisis saldrá una calificación. Tras hacer un primer análisis con pacientes que pasaron el coronavirus y otros con covid persistente se testará también con diferentes grupos de población para ver si realmente funciona.

El segundo pilar del proyecto es la puesta en marcha de dos aplicaciones para la rehabilitación física y cognitiva de los afectados por covid persistente. «Para facerlle accesible á poboación á que non chegamos rehabilitación en domicilio testada cientificamente», remarcó. Los participantes serán analizados durante ocho semanas, con el objetivo de determinar si con la recuperación en casa (o en gimnasios concertados) se obtienen los mismos resultados que haciéndola en el hospital. Para la vertiente cognitiva se han diseñado juegos específicos que los usuarios podrán instalar en el móvil y que les permitirán conocer su evolución.

La empresa Bahía Software se encarga de la coordinación del proyecto y de la construcción de la plataforma tecnológica. Martín Gómez, CEO de la firma, se mostró esperanzado con la idea de que el proyecto ayude a los pacientes. «Son todavía muchos los afectados y a ellos queremos dirigir nuestro trabajo», remarcó.

«É un proxecto moi potente a nivel sanitario e tecnolóxico, no ámbito investigador», destacó el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña. Destacó que tiene como objetivo conseguir un manejo más eficiente de los pacientes. Señaló las ventajas de que estos puedan hacer su rehabilitación cognitiva en casa, así como contar con un sistema para monitorizar su actividad física en remoto. «Evita desprazamentos», señaló, del que es un trabajo «novidoso e pioneiro» hecho en Galicia. «As secuelas do covid supoñen un desafío ao que temos que facer fronte. Isto vai ser un estímulo», dijo.

Coperia ya está en marcha gracias a una ayuda de 700.000 euros de la Axencia Galega de Innovación. Desde noviembre se han hecho más de cuarenta controles con voluntarios. Además, hay dos enfermeras del Complexo Hospitalario Universitario de Ourense testando pacientes para empezar la próxima semana o la siguiente. El objetivo es rematar en diciembre con el estudio de los 68 casos para después pasar a los dos ensayos clínicos en materia de rehabilitación, que durarán ocho semanas. Tocará a continuación analizar los resultados para ver si se pueden sentar las bases para el diagnóstico del covid persistente. «Temos a esperanza de que funcione», remató García Caballero.