Hay 70.000 gallegos mayores de 80 a la espera aún de la primera vacuna

El ritmo al que se administra en la comunidad es de los más lentos del país

Vacunación de mayores de 80 años en el centro de Salud de O Carballiño
Vacunación de mayores de 80 años en el centro de Salud de O Carballiño

redacción / la voz

Este miércoles, cuando el Ministerio de Sanidad publicó por primera vez el registro de vacunados contra el covid-19 por grupos de edad, los números de Galicia eran cuando menos llamativos. Solo dos comunidades de las 17 presentaban peores datos entre los mayores de 80 años, el colectivo de máxima prioridad en estos momentos. Con las cifras de ayer, la situación se corrige ligeramente, pero Galicia sigue siendo la quinta por la cola en número tanto de primeras como de segundas dosis. Mientras en el conjunto de España han recibido la primera dosis el 75 % de los 2.834.024 mayores de 80 años, en la comunidad son solo el 68,5, mientras que Andalucía está en el 94,8 y hay otras tres autonomías por encima del 80 %.

La Consellería de Sanidade se escuda en que la «dispersión poboacional inflúe significativamente» y también argumenta que en el caso de AstraZeneca y Moderna la programación se realiza «contando sempre cunha reserva das vacinas, o que permite unha marxe de manobra por se volven fallar as subministracións, como xa sucedeu». De hecho, dice que esta estrategia «posibilitou á Xunta de Galicia poder administrar segundas doses cando se retrasaron, suspenderon o diminuíron os envíos».

Sin embargo, esto no debería afectarles a los mayores, que dependen básicamente de Pfizer, y la comunidad tampoco va mejor en segundas dosis. Es también la quinta por el final, con un 34,3 % de inmunizados frente al 42,5 de la media estatal, el 58,5 de Andalucía y el 54 de Cantabria.

El balance resulta aún más negativo en los grupos de 70 a 79 y de 60 a 69 años, donde Galicia es directamente la última de la tabla en primeras dosis, con la mitad o incluso menos personas que la media de España. Aunque estos colectivos hasta el momento no resultan significativos, porque se trata todavía de cifras muy bajas y en gran medida tienen que ver con los mayores ingresados en residencias.

En lo que sí destaca para bien la comunidad es en el grupo de 50 a 59 años, donde lidera con un 14,3 % el registro estatal -que está en el 11,4 de media-, probablemente gracias a las vacunaciones masivas de hace dos semanas, que concentraron a casi 15.000 personas de las algo más de 58.000 alcanzadas en este grupo de edad.

El conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, anunció el miércoles que hay 60.000 dosis previstas esta semana para los mayores de 80 años, por lo que prevén que el lunes todos hayan recibido el primer pinchazo. De hecho, en Vigo ciudad ayer acabaron de citar y cuentan con cumplir el objetivo. Algo que en general se antoja más que complicado, porque, según el informe de ayer, faltan aún 73.750 personas por recibir esa primera inyección.

El Sergas planea recuperar las citas masivas, que podrían revertir el atraso 

La Consellería de Sanidade insiste en que los mayores de 80 años son su prioridad y que se van a seguir vacunando durante toda la Semana Santa en los centros de salud, porque son los lugares «máis próximos á cidadanía, co que se facilita a mobilidade deste colectivo», que dará paso al de las personas de entre 75 y 79 años.

Además, como hoy está previsto que lleguen otras 58.000 dosis de AstraZeneca y el lunes se espera recibir otro número importante de vacunas, la Xunta está trabajando «nesa programación masiva que se levará a cabo en grandes espazos». Por lo pronto esta semana cuenta con administrar 100.000 dosis entre los centros de salud y los hospitales de las cuatro provincias, cuando, según han señalado repetidamente desde el Gobierno autonómico, esas vacunas, si tuvieran suficientes, se pondrían en un día.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Hay 70.000 gallegos mayores de 80 a la espera aún de la primera vacuna