Galicia, pendiente del anticiclón

La oscilación, al norte y al sur, del anticiclón de las Azores tendrá la última palabra sobre cómo será este otoño


redacción / la voz

Los modelos estacionales predicen un otoño seco y cálido. Algunos más conservadores sostienen que la estación al menos se mantendría con valores habituales en lo que se refiere a la precipitación y la temperatura. Digan lo que digan las previsiones a largo plazo, la última palabra la tendrá, como siempre, el anticiclón de las Azores. Es el sistema atmosférico que más influye en la meteorología gallega. Se trata de un sistema de altas presiones semipermanente. Es decir, siempre se encuentra en la misma zona del mundo pero, dependiendo de la época del año, puede situarse más hacia el norte o el sur. Se alimenta de aire cálido y, por tanto, son las estaciones las que determinan dónde se encuentra en cada momento.

Con la llegada del otoño hay menos radiación solar en el hemisferio boreal, el aire frío polar avanza y el sistema de altas presiones queda sin alimento. En estos meses se retira hacia el sur, cerca de las Azores, el archipiélago portugués que precisamente le da nombre. En primavera y verano, con el incremento de la energía solar, el anticiclón comienza a remontar nuevamente hacia el norte.

Claro que, diga lo que diga la lógica atmosférica, el anticiclón tiene la suficiente personalidad para llevar a cabo sus propios planes, independientemente de la época del año. No sería la primera vez que se pasa un otoño e invierno anclado en medio del Atlántico e impidiendo que lleguen las borrascas. Es entonces cuando se producen las sequías.

El anticiclón ha terminado el verano y comenzado el otoño con bastante energía, con una posición más hacia el norte. En los últimos días su influencia se ha canalizado a través de los vientos del noroeste, que generan unas condiciones húmedas y un descenso térmico importante.

Esta semana se mantendrá bastante dinámica. Habrá momentos en los que dejará una circulación del nordeste, la encargada de generar el tiempo seco, pero a mediados de semana todo apunta a que perderá algo de fuerza y empezará a moverse hacia el sur. El viento soplará de componente oeste y por tanto habrá nubes y lluvias. Además, en cuanto se retire ligeramente el aire frío no dudará en dar un paso hacia adelante y empezar a alimentar la formación de borrascas atlánticas que afectarían a Galicia con sus frentes asociados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

Galicia, pendiente del anticiclón