¿Y qué hay de mi boda? Sin fecha para retomar las nupcias civiles

Parejas de Vigo que vieron suspendido su enlace por lo civil en los juzgados a causa del confinamiento no logran averiguar qué nuevo día hay disponible para contraer matrimonio


vigo / la voz

Parejas de prometidos de Vigo que tenían programada su boda por lo civil para finales de marzo, abril o mayo se han quedado compuestos. Cuando van al Registro Civil a buscar nueva fecha para su enlace matrimonial se quedan boquiabiertos. No hay fechas disponibles, si encuentran algún hueco libre les avisarán. En realidad, el servicio de matrimonios ni siquiera funciona porque los cinco funcionarios que lo atienden están desbordados por las cuestiones urgentes: certificados de defunción y nacimientos o fes de vida para los pensionistas. Hoy entrará en servicio el 70 % de la plantilla y el próximo lunes ya estarán todo el personal operativo. Según señalan fuentes cercanas a la oficina, será a partir de la próxima semana cuando retomen los trámites relacionados con los matrimonios y la celebración de las bodas civiles programadas para junio.

Los enlaces nupciales de los 70 días anteriores han quedado aplazados sin fecha. En primavera, la jueza y su letrado estaban celebrando una decena de ceremonias cada semana (en martes y viernes), lo que supone más de un centenar de uniones pospuestas por el coronavirus.

El alcalde de Vigo, por su parte, reinició la celebración de bodas civiles. El sábado ofició una aunque cumpliendo con las restricciones de cada fase. Continuarán con estas ceremonias si existe demanda. Desde el Concello recuerdan que se tendrán que tener en cuenta los aforos máximos que impone la normativa de la fase 2.

«Me dicen que ahora en verano ya podría ser, pero no lo sé; a lo mejor es este año... o no»

Lucía Díaz y su prometido Jose iban a casarse en los juzgados de Vjgo el 17 de abril pero, al declararse el estado de alarma, tuvieron que aplazar sin fecha la ceremonia. A día de hoy ignoran cuándo podrán contraer nupcias y mantienen la incertidumbre sobre su futuro. «Teníamos cita para casarnos pero las bodas con el estado de alarma se suspendieron», relata.

Una vez que comenzó la fase 2, un mes después del enlace frustrado, acudió ayer a consultar al Registro Civil. «Pregunté cómo se va a hacer, si se va a llamar por orden», explicó esta joven viguesa al salir de las oficinas. Suponía que habría una lista de espera o por turno pero en el Registro Civil le dieron largas. «Me dicen que la semana que viene o la siguiente se abrirá plazo para ir buscando o agendando las bodas», cuenta la afectada.

La cancelación de su convite matrimonial tras la emergencia sanitaria del covid-19 no le ocasionó un gran trastorno. «Era una boda muy pequeñita, no íbamos a hacer un banquete grande. Era solo familia, poca gente», relata. El único percance fue que «venían familiares de fuera, con vuelos de avión, pero se canceló todo y quedó en nada».

Ahora mismo la pareja ignora cuándo se va a casar. «No lo sabemos», admite. En el Registro Civil le dieron algunas pistas: «Tienen que ver la agenda, ver qué huecos van quedando libres y ponerle una nueva fecha». Pero tampoco en qué mes o estación aproximados podrían unir sus vidas. «Me dijeron que ahora en verano ya podría ser porque no hay bodas planificadas pero no lo sé porque a lo mejor es este año o no, al siguiente».

El 70 % de los funcionarios se reincorporan hoy a los tribunales y el día 4 abren plazos

Una larga cola de ciudadanos esperaba a primera hora de la mañana de ayer en la puerta de los juzgados de Vigo, que aún siguen al «ralentí» en la fase 2 de la desescalada. Hoy está previsto que se reincorpore el 70 % de la plantilla de funcionarios, el doble de la actual. Los usuarios se acumularon a la entrada porque el servicio del Registro Civil comenzó a despachar al público a las 9.00 horas y solo pueden pasar de uno en uno por turno. Deben esperar fuera a que salga una persona que haya sido atendida dentro. En cuanto las oficinas despacharon a los primeros, la cola desapareció y a media mañana había fluidez.

En la jornada de ayer se vieron entrar y salir del edificio a varios jueces de instrucción, algunos de los cuales estaban teletrabajando, y también a magistrados de la Audiencia. Es un indicio de que ya están preparando el regreso a la actividad y la reanudación de los plazos procesales, previstos para el jueves 4 de junio. Los abogados también tienen en mente dicha fecha aunque, algunos fuentes, calculan que la verdadera actividad judicial no empezará hasta septiembre. Hay que tener en cuenta que en julio y agosto muchos testigos (como los policías o peritos) están de vacaciones y que, al tener que guardar distancias, se programarán menos juicios al día.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

¿Y qué hay de mi boda? Sin fecha para retomar las nupcias civiles