Gran Hermano en la costa: las playas reabren más vigiladas que nunca

Playas cuadriculadas en Sanxenxo, drones en Ribeira, tarjetas de residencia en Cangas, mascarillas en A Coruña y nada de comidas copiosas en Samil; estas y otras medidas entrarán en vigor el lunes para recibir a los bañistas en casi un millar de playas gallegas


Redacción / La Voz

Las 960 playas que tiene Galicia repartidas en 18,7 millones de metros cuadrados, dispuestas para recibir en torno a un millón de bañistas, se preparan para reabrir mañana al baño, coincidiendo con la entrada de Galicia en la fase 2 de la desescalada, pero su aforo total no podrá superar los 400.000 visitantes y sus arenales estarán más vigilados que nunca a fin de que se respeten las medidas de seguridad a las que obliga la crisis sanitaria. Los arenales más concurridos tendrán cuadrículas para limitar el aforo. Otros, restringirán aparcamientos o darán prioridad a sus vecinos. Algunos alcaldes esperarán a julio para tomar medidas, y la mayoría, ante la falta de personal de vigilancia, apelan a la responsabilidad de los bañistas.

Vigo y comarca

Circuitos hasta para comer el bocata. El aforo de Samil y O Vao, donde se aplicarán divisiones con cuadrículas, quedará reducido a 15.000 personas en hora punta. Los bañistas no podrán hacer comidas multitudinarias en el merendero del pinar, del que se retirarán los bancos de piedra. No habrá límite horario y los visitantes podrán pasar el día entero. En Cangas, se restringe el acceso rodado y habrá que ir a pie un par de kilómetros hasta la entrada del arenal, y se repartirán tarjetas para residentes y visitantes alojados en el municipio. Nigrán no parcelará las playas pero sí establecerá restricciones.

pontevedra y sanxenxo

Cuadrículas en las urbanas, drones en las rurales. La playa de Silgar se dividirá en 5 secciones con 780 cuadrículas para que los bañistas se puedan acomodar siguiendo el distanciamiento social. Los accesos se harán con acomodadores en las entradas y salidas. Este modelo se seguirá en otras playas urbanas, mientras que en las rurales se usarán drones para vigilar el aforo e informar en tiempo real sobre la ocupación de bañistas a través de las redes sociales. En Bueu y Poio, en principio, no se prevén restricciones y se apela a la responsabilidad de los bañistas, y Marín no sabe todavía qué hará.

a coruña

Con mascarilla. La alcaldesa, Inés Rey, descarta la parcelación de las playas y apela a la responsabilidad, porque «no podemos tener un policía detrás de cada ciudadano». Se controlarán los aforos con aplicaciones móviles que informarán a los bañistas de la ocupación de los arenales en tiempo real, y se prevé marcar entradas y salidas diferenciadas. Y aunque no se tomará el sol con mascarilla, sí se deberá llevar a la playa por si no se pueden garantizar los dos metros de seguridad.

barbanza

Visor ofrecido por la Xunta. La mayoría de los alcaldes dicen no disponer de medios de control y piden responsabilidad a los bañistas. En Ribeira está previsto adquirir dos drones para vigilar las posibles aglomeraciones, y en Noia probarán el lunes un sistema de parcelación de Boa Pequena que, si funciona, extenderán a otros arenales de la villa. En Porto do Son emplearán la herramienta digital de la Xunta como visor donde informar de cómo va el aforo de las playas.

arousa

Bajo la responsabilidad de los bañistas. Los alcaldes, sin medios, apelan también a la responsabilidad ciudadana. El de O Grove cree, incluso, que es pronto para abrir los arenales y sostiene que, el que vaya a la playa, deberá hacerlo bajo su responsabilidad. A Illa cuenta con la Policía Local para vigilar sus 80 playas, con prioridad para Area da Secada y O Bao. Vilanova colocará carteles y vigilará las más concurridas, y no descarta, si es necesario, dar prioridad a sus vecinos. Vilagarcía no establecerá restricciones «por carecer de medios para unha vixilancia continua».

ferrol

Menos plazas para aparcar. La policía controlará los aforos, sobre todo en el arenal de Doniños, que el fin de semana anterior tuvo que ser cerrado por la afluencia de gente. En los doce kilómetros de Valdoviño se estudia restringir los aparcamientos, una medida que también podrían implantar Ares y Cabanas.

a costa da morte

No se esperan aglomeraciones. Protección Civil, Policía Local y Guardia Civil vigilarán las playas con la ayuda de los socorristas que llegarán en verano. En Carballo se establecerán horarios determinados para que los surfistas no coincidan con los bañistas. Con todo, A Costa da Morte no espera grandes aglomeraciones.

a mariña

Hasta julio, nada. No tomarán medidas hasta julio porque los concellos tienen ahora necesidades más urgentes y, además, no esperan mucha afluencia hasta entonces. Cervo derivará esta semana a las playas los socorristas de la piscina, que sigue cerrada.

Con la colaboración de X. Ameixeiras, A. Lorenzo, M. Gago, B. Costa, E. Vázquez Pita, M. Torres, Mª C. López y M. Cuadrado

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Gran Hermano en la costa: las playas reabren más vigiladas que nunca