Brasil, que ya es el tercer país más afectado, no alcanzará el pico hasta julio

Los gobernadores de São Paulo y Río de Janeiro no acatarán el decreto de apertura de Bolsonaro


agencias

Brasil ha registrado 13.140 nuevos casos de coronavirus, lo que supone un total de 255.368 contagios en el país, y supera así al Reino Unido, que era hasta entonces el tercer país más afectado por la pandemia del covid-19.

En cuanto al número de fallecidos, el país ha confirmado 674 nuevas muertes en el último día, por lo que ya han fallecido en el país sudamericano 16.853 personas a causa de la enfermedad, según el último balance ofrecido por la Universidad Johns Hopkins. Brasil, que desde el inicio siempre fue el país más afectado del continente sudamericano, ha visto como en pocos días ha ido superando a otros países, como Francia, Italia, España y, ahora, el Reino Unido, en el número de contagios. Luiz Enrique Mandetta, el primer ministro de Sanidad de Brasil en dimitir durante la pandemia por sus diferencias con el presidente, Jair Bolsonaro, advirtió además de que el país no alcanzará el pico hasta el mes de julio. Mandetta aseguró que las previsiones estaban ahí, pero Bolsonaro las desoyó. «Una vez dije que tendríamos veinte semanas muy duras por delante. Pasaron 8 semanas y faltan 12. También dije que los casos iban a aumentar en abril, mayo y junio; que en julio, cuando llegaremos al pico de la curva, nos estabilizaremos, aunque los registros seguirán elevados hasta agosto, cuando comenzará a caer el número de casos; y que en septiembre ya comenzaremos a mejorar», reseñó.

En dos de los estados más afectados por la pandemia, São Paulo y Río de Janeiro, sus gobernadores ya anunciaron que no acatarían el nuevo decreto del Gobierno que dispone la reapertura de servicios esenciales. Ambos consideran que algunos de ellos, como los gimnasios, peluquerías y centros de belleza, no se correspondían con tal definición.

Las favelas, zona de riesgo

Brasil tiene 5,1 millones de residencias en favelas y otras barriadas periféricas que, por sus condiciones de pobreza, de alta densidad poblacional y de carencia de servicios públicos, son totalmente vulnerables al avance del coronavirus.

El 7,8 % del total de las residencias brasileñas está ubicado en las 13.151 barriadas irregulares esparcidas por 734 de las 5.570 ciudades del país, según un estudio divulgado este martes por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE).

El número de viviendas en «aglomerados subnormales», como son definidas las favelas, fue calculado por el IBGE como parte de un estudio realizado en 2019 para facilitar el Censo que estaba previsto para este año y que fue aplazado para 2021 precisamente por la grave situación sanitaria provocada por el COVID-19.

«Anticipamos la divulgación de estos datos para mostrar cuál es la situación de los aglomerados subnormales en los municipios, ya que en estas localidades la población tiene mayor susceptibilidad a contraer la enfermedad por la gran densidad poblacional», explicó el coordinador del estudio, Maikon Novaes.

La vulnerabilidad de las favelas, en las que es difícil el distanciamiento social, ha ayudado a convertir a Brasil en el tercer país con mayor número de contagiados de COVID-19 (254.220 casos), el sexto con más muertes (16.792) y el epicentro de la pandemia en América Latina.

De acuerdo con el informe del organismo estatal, la alta densidad de población en las favelas, en que varias personas comparten una misma residencia, dificulta el distanciamiento social o hasta el aislamiento de personas contagiadas. «Son áreas de habitación y saneamiento precarios, lo que dificulta el aislamiento social y, debido a su alta densidad poblacional, facilita la diseminación del COVID-19», explicó Novaes.

El estudio mostró que las dos ciudades con mayor número de casos y muertes por COVID-19 en Brasil, Sao Paulo y Río de Janeiro, son precisamente las que tienen más residencias en favelas.Sao Paulo cuenta con 529.000 favelas, el 12,9 % del total de residencias de la ciudad, y Río de Janeiro con 453.571, el 19,3 % del total.

La mayor favela de Brasil es Rocinha, en la zona sur de Río de Janeiro y que cuenta con 25.742 residencias. Esta barriada pobre ya suma 40 muertes en 98 casos confirmados de coronavirus. En Sao Paulo la mayor favela es Paraisópolis, con 19.262 viviendas y cuyos propios habitantes, sin ayuda oficial, contrataron una ambulancia y un equipo médico para suplir la ausencia del servicio sanitario público.

La capital regional con mayor proporción de residencias en favelas (53 %) es Manaos, la mayor ciudad de la Amazonia y que registra el mayor número de muertes por COVID-19 por cada 100.000 habitantes en Brasil. Manaos contabiliza 920 muertes y 10.000 contagios.

El estudio del IBGE mostró, sin embargo, que dos terceras partes de todas las residencias en favelas en Brasil (64,93 %) están ubicadas a menos de dos kilómetros de un hospital público y que la gran mayoría (79,53 %) cuenta con un puesto básico de salud a menos de un kilómetro de distancia.

De las 13.151 favelas del país, tan solo 827 (6,29 %) están ubicadas a más de cinco kilómetros de puestos de salud.«La gran mayoría tiene puestos de salud cercanos. El problema no es la distancia sino la estructura que tienen esas unidades, muchas de las cuales sin capacidad para internar a un enfermo», afirmó el coordinador de Geografía y Medio Ambiente del IBGE, Clausio Stenner.

Para el IBGE, las residencias en aglomerados subnormales son las que sus ocupantes no poseen título de propiedad; carecen de todos o algunos servicios públicos como acueducto, alcantarillado, luz y recolección de basuras; fueron construidas en áreas con restricciones para la ocupación del suelo y tienen un patrón urbanístico irregular.  

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Brasil, que ya es el tercer país más afectado, no alcanzará el pico hasta julio