«Hai que empezar, que a vida continúa»

Con más clientes de lo previsto, el mercadillo de A Pobra se reanudó con una veintena de puestos de plantas y alimentación

;
Primer mercadillo de alimentos en a Pobra do Caramiñal Primer mercadillo en la comarca ( mercadillo de alimentos en a Pobra do Caramiñal)

Ribeira / La Voz

«Como os he echado de menos», confesaba ayer una vendedora a los clientes que desde primera hora de la mañana se acercaban a su puesto a comprar verduras y frutas. Y es que estos dos meses sin mercadillos en las calles de A Pobra hicieron mella en muchos autónomos. Apenas tuvieron ingresos, por lo que se mostraban muy agradecidos por poder volver a abrir sus negocios ambulantes, y por la gran cantidad de gente que acudió a esta primera feria de la desescalada.

Vallas, mascarillas y guantes eran los elementos nuevos que recordaban que en estas semanas han cambiado muchas cosas, y que hay que extremar las precauciones. Aunque la mayoría cumplían a rajatabla las medidas de seguridad, los vendedores tuvieron que llamar varias veces la atención a algunos despistados con frases como: «Non se pode tocar, o que queira pídao», o «señor, hai que poñer guantes. Non sabemos onde meteu as mans».

Economía

Para José Luis Raposo era necesario retomar ya la actividad, porque «hai que empezar, que a vida continúa. A economía xa non estaba moi alá antes, e con isto menos», se lamentaba el charcutero.

Él no ha podido vender nada en estas semanas, mientras que Rocío Pérez y Ángel Rodríguez tuvieron que echar mano de Internet para poder entregar algunos pedidos de verduras y hortalizas.

«Tuve que tirar la mitad de la mercancía»

El estado de alarma no solo dejó a José Benito Fernández sin ninguna fuente de ingresos, sino que también provocó que tuviese «que tirar la mitad de la mercancía. Hay flores como las petunias y los geranios que no aguantan». Ayer, su puesto era uno de los más concurridos de los veinte que acudieron a la cita pobrense, y él se mostraba agradecido por esta respuesta de la clientela, y confiaba en que se repitiese el sábado en Ribeira, y también en Cangas y Sanxenxo, a donde acude habitualmente desde hace más de cuarenta años, «y siempre estuve a las duras y a las maduras».

Seguir leyendo

«Como os bares están pechados, apenas tiven traballo»

Toda su vida lleva acudiendo a este mercadillo Carlos Jamardo, un churrero de Pontecesures que ayer reconocía que no contaba con que hubiese tanta gente en esta primera feria pobrense de la desescalada. Lamentablemente, él no había tenido muchas ventas, «porque os clientes veñen a comprar o necesario, verduras e froitas. Eu normalmente teño moitos encargos das cafeterías de aquí, pero como os bares están pechados, apenas tiven traballo». Debido a la escasez de mamparas protectoras, «que é imposible conseguir agora mesmo», él se fabricó una con plástico para su puesto.

Seguir leyendo

«A volta é complicada, pero non esperaba ver tanta xente»

Carlos Riveiro y su hermana Ana viajan todos los miércoles desde Taragoña hasta A Pobra para vender sus plantas y especias, y ayer retomaban la actividad después de dos meses parados y sin ningún ingreso, porque no se atreven a dar el salto a Internet. «A volta é complicada, pero non esperaba ver tanta xente», confesaba el vendedor, que reconocía que la mayoría cumplía las medidas de seguridad, pero que también había visto de todo. Para él, hay cierta relajación desde que se permite salir a la gente, «e non sei se é bo ou malo. O que está claro é que hai que evitar as aglomeracións».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«Hai que empezar, que a vida continúa»